•   Washington, EE.UU  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pidió ayer a EE.UU. que garantice el "acceso a la justicia" para los inmigrantes, en una audiencia pública en su sede de Washington. EE.UU. debe cumplir todo el conjunto "de derechos humanos fundamentales, incluido el debido proceso, el acceso a la justicia, a recibir asilo", afirmó el comisionado de la CIDH Enrique Gil Botero, tras escuchar la exposición de organizaciones defensoras de los derechos de los inmigrantes, así como la posición del Estado.

"EE.UU. tiene la obligación de garantizar los derechos humanos de todas las personas bajo su jurisdicción sin distinción de nacionalidad, situación migratoria o cualquier otra condición social", subrayó Gil Botero.

La comisionada Margarette May Macaulay, que presidió la sesión, instó a "encontrar el equilibrio adecuado y tener la voluntad política" para "resolver el problema" migratorio.

Representantes de diferentes asociaciones en favor de los derechos de los migrantes denunciaron ante la CIDH irregularidades en la gestión migratoria de EE.UU. Según las organizaciones, EE.UU. no garantiza los derechos de los inmigrantes en los centros de detención donde los retiene y, además, devuelve a su país de origen a centroamericanos que huyen de la violencia y que, a su juicio, deberían considerarse refugiados. "EE.UU. debería detener el actual proceso de deportación", pidió la representante de Human Rights Watch (HRW) Clara Long.

Long destacó que "la mayoría de los inmigrantes provienen de Honduras, El Salvador y Guatemala", el Triángulo del Norte centroamericano, una de las zonas más violentas del mundo debido al narcotráfico, las pandillas y la debilidad de las instituciones estatales, según los organismos humanitarios.

El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) de Estados Unidos ha intensificado las deportaciones desde enero, lo que ha provocado protestas de organizaciones en favor de los inmigrantes, que han pedido al presidente de EE.UU., Barack Obama, el fin de las redadas en una carta con más de 136,000 firmas, entre ellas las de congresistas y senadores.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus