•   Lima  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La campaña para los comicios del domingo en Perú concluye hoy con los mítines de cierre de los candidatos y críticas de los organismos internacionales de observación al sistema electoral, que ha llevado a la exclusión de varios candidatos presidenciales.

A tres días de los comicios, el máximo órgano electoral tiene aún que resolver un recurso extraordinario presentado por un legislador para solicitar la exclusión de la candidata presidencial Keiko Fujimori, favorita en los sondeos que fueron divulgados hasta el pasado domingo, por la presunta entrega de dinero.

Las Misiones de Observación Electoral del Centro Carter y de la Confederación Parlamentaria de las Américas (COPA) expresaron su inquietud al Jurado Nacional de Elecciones (JNE), porque aún se siguen resolviendo apelaciones a fallos sobre exclusión de candidatos presidenciales en vísperas de las elecciones.

Estas críticas se suman a las que ha vertido en los últimos días el secretario de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, quien ha calificado los comicios en Perú como "una elección semidemocrática" porque, en su opinión, el sistema de impugnaciones a los candidatos genera "inseguridad jurídica e incertidumbre.

Las declaraciones de Almagro han sido rechazadas por los candidatos Keiko Fujimori, Pedro Pablo Kuczynski y Alan García, mientras que el presidente de Perú, Ollanta Humala, ha señalado que el Gobierno no emitirá ningún pronunciamiento porque el "Estado peruano responde a instituciones, no a personas".

Te interesa: OEA tendrá 79 observadores de 23 nacionalidades durante elecciones de Perú

En el marco de esta nueva ley electoral, quedaron fuera de la contienda el pasado mes de marzo el economista Julio Guzmán y el empresario César Acuña, mientras que durante la campaña también se retiraron varios candidatos, entre ellos Daniel Urresti, del gobernante Partido Nacionalista.

En una nota firmada por la primera dama peruana y presidenta del partido, Nadine Heredia, así como por Humala y un grupo de congresistas, se argumentó que la retirada de Urresti, que figuraba sin opciones en los sondeos, y su lista al Congreso, se tomó "ante la manifiesta y marcada ausencia del principio de la certeza electoral".

Así, la contienda electoral quedó reducida a diez candidatos.

Todos los sondeos, que por la ley electoral solo pudieron divulgarse hasta el domingo pasado, daban como favorita a Keiko Fujimori, de 40 años, hija del encarcelado expresidente Alberto Fujimori, aunque también pronosticaron que será necesaria una segunda vuelta, que se celebrará el próximo junio.

La disputa por ese segundo lugar está entre Verónica Mendoza, del izquierdista Frente Amplio, y el exministro Kuczynski, del partido derechista Peruanos por el Kambio (PPK).

Los candidatos queman hoy sus últimos cartuchos y mientras que Keiko Fujimori y Verónika Mendoza cierran la campaña en Lima, otros postulantes lo hacen en el interior del país, entre ellos Kuczynski, quien lo hace en Cuzco.

Durante la campaña han predominado las denuncias e incluso insultos entre los candidatos por encima de las propuestas sobre las principales preocupaciones de los peruanos, que son la inseguridad, la corrupción y la economía.

También se han colado los papeles de Panamá, aunque todos los candidatos vinculados indirectamente con ellos (Fujimori, Kuczynski, Alan García y Alejandro Toledo) han negado cualquier relación con este caso.

La polarización entre fujimoristas y antifujimoristas, que recuerdan la corrupción y las violaciones de derechos humanos durante el gobierno de Alberto Fujimori (1990-2000), quien cumple una pena de 25 años de cárcel, se reactivó en la campaña con multitudinarias manifestaciones contra la candidatura de su hija.

En los últimos días, la candidata Fujimori ha redoblado sus esfuerzos para desmarcarse del gobierno de su padre e incluso firmó un documento en el que se "compromete al respeto irrestricto del orden democrático y los derechos humanos".

Además, señaló que será "drástica en la lucha contra la corrupción" y que respetará "la independencia de los poderes" del Estado y no utilizará "el poder político para beneficiar a ningún miembro" de su familia.

Sin embargo, el eventual indulto al expresidente Fujimori ha flotado en el ambiente de la recta final de la campaña.

Kuczynski dijo que de llegar al Gobierno permitirá que el expresidente cumpla en arresto domiciliario el resto de la condena a 25 años de prisión que se le impuso en 2009 por delitos de lesa humanidad y corrupción.

Mientras que Verónika Mendoza rechazó esa propuesta de Kuczynski y afirmó que "no se puede dar una norma con nombre propio, a favor de una persona que está presa por haber vulnerado derechos humanos e institucionalizado la corrupción".

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus