EFE
  •   Brasilia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La comisión parlamentaria que decidirá si prosigue el trámite para un juicio político contra la presidenta brasileña, Dilma Rousseff, se enfrascó ayer en un debate previo a una votación que el próximo lunes comenzará a definir el futuro de la mandataria.

Sobre la mesa de la comisión está el informe preparado por el diputado instructor, Jovair Arantes, quien consideró que existen méritos jurídicos para avanzar hacia la destitución de Rousseff por unas maniobras fiscales consideradas ilegales.

Esta sesión precede a la que será celebrada el próximo lunes, en la que la comisión votará ese informe, que en caso de ser aprobado será remitido al plenario de la Cámara de Diputados.

La última sesión de debates de esta comisión especial de la Cámara de Diputados, que tiene 65 miembros titulares y otros 65 suplentes, comenzó con un total de 150 inscritos para tomar la palabra, pues cualquiera de los 513 diputados, aún sin pertenecer a ese colegiado, puede invocar ese derecho.

Ante esa cantidad de inscritos, el presidente de la comisión, Rogério Rosso, decidió que la sesión proseguirá durante la madrugada y calculó que podría concluir ya casi con el sol del sábado.

Una de las primeras en pronunciarse fue la diputada Jandira Feghali, del Partido Comunista do Brasil (PCdoB), que hizo una encendida defensa de Rousseff y descalificó por completo el informe elaborado por el relator.

"Es un informe ilegal, que introduce cuestiones ajenas a la  acusación y páginas y más páginas de análisis político", declaró Feghali, quien aseguró que citar asuntos que no forman parte de la acusación "cercena el derecho a la defensa" de la presidenta.

"Aquí no estamos analizando la crisis económica ni la popularidad de la Presidenta", dijo la diputada.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus