•   Sao Paulo, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El huracán político que sacude a Brasil ha llevado a algunas de las mayores patronales del país a airear su apoyo a un juicio legislativo contra la presidenta Dilma Rousseff, mientras otras han mostrado una posición neutra o han guardado silencio sobre la eventual salida de la mandataria.

La Federación de Industrias del Estado de Sao Paulo (Fiesp), la patronal más influyente del país, y la Confederación Nacional de Agricultura (CNA) han expresado sin tapujos su descontento con la jefa de Estado, cuya popularidad se mantiene en un escaso 10%.

La Fiesp ha liderado la ofensiva contra la mandataria y su presión ha llegado hasta el Congreso de los Diputados, donde los empresarios hacen "lobby" para que los parlamentarios respalden el proceso que busca apartar a Rousseff de la Presidencia.

La patronal liderada por Paulo Skaf encabezó una campaña suscrita por 400 entidades y publicada en los principales diarios nacionales en la que se pedía el "impeachment" (juicio político) inmediato de la jefa de Estado.

La Confederación Nacional de Agricultura (CNA), que reúne a los grandes empresarios del campo brasileño, dio un paso al frente esta semana y mostró su apoyo a la batalla legislativa que tiene como objetivo acortar el mandato de la presidenta por un supuesto "crimen de responsabilidades".

La oposición considera que Rousseff incurrió en este delito al realizar unas maniobras fiscales en las cuentas públicas de 2014 y 2015, pero el Ejecutivo defiende que ese maquillaje no supone un "crimen de  responsabilidades" y por lo tanto no sirve de argumento para abrir un "impeachment".

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus