•   Lima  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los candidatos presidenciales Keiko Fujimori y Pedro Pablo Kuczynski se dedican desde hoy a organizar la estrategia política que les permitirá alzarse con la victoria en la segunda vuelta de los comicios en Perú en junio próximo.

La candidata de Fuerza Popular obtuvo un 39,77 % de votos, con el 96,07 % de votos escrutados, mientras que su rival de Peruanos por el Kambio (PPK) tiene el 21,01 %, según los reportes oficiales de los comicios celebrados el pasado domingo.

La izquierdista Verónika Mendoza del Frente Amplio obtuvo 18,79 % de votos, con lo cual quedó relegada de la segunda vuelta pero su grupo será la tercera fuerza en el Parlamento, detrás de Fuerza Popular y PPK, según las proyecciones.

La hija del expresidente Alberto Fujimori (1990-2000), condenado a 25 años de cárcel por abusos a los derechos humanos y corrupción, se encontraba hoy de vuelta en el trabajo político, según confirmó a Efe su portavoz de prensa.

Te interesa: Elegir a Fujimori en Perú sería un "gran error", dice Vargas Llosa

La candidata debe analizar sus opciones de alianzas políticas y eventuales giros de estrategia, teniendo en cuenta que también tendrá mayoría en el Congreso, de acuerdo con los avances del escrutinio oficial.

El hermano menor de Keiko, Kenji Fujimori, es hasta el momento el congresista más votado en el Parlamento que asumirá para el periodo 2016-2021 y el partido Fuerza Popular tendrá más de 60 escaños de un total de 130.

En tanto, Kuczynski, de 77 años, iniciará una serie de reuniones para hacer los cambios que requiere su estrategia con miras a la segunda vuelta.

De momento, el propio Kuczynski, que tendrá unos 20 legisladores, ha sugerido a los fujimoristas que propongan una ley para que el encarcelado exmandatario cumpla su sentencia en su casa.

Su asesor de campaña Juan Sheput declaró a la agencia Andina que "el país no desea conflictividad, no quiere polarización extrema" y, agregó que están dispuestos a dialogar con organizaciones civiles y partidos para "concretar una plataforma social de trabajo para esos sectores".

El exlegislador remarcó que en el caso de Kuczynski hay una trayectoria de confiabilidad y credibilidad, y descartó que sea necesario firmar una hoja de ruta con compromisos de gobierno.

Sobre la posibilidad de que Kuczynski se reúna con el apresado candidato Gregorio Santos, que obtuvo una alta votación en la región Cajamarca, Sheput resaltó que sería un "ejercicio realista de reconocer los liderazgos regionales".

Santos es procesado por presunta corrupción y alcanzó una votación de 4,09 % en los comicios nacionales por el movimiento Democracia Directa.

Por su parte, el dirigente aprista Javier Velásquez Quesquén informó que la próxima semana estarán definiendo el apoyo de la Alianza Popular, formada junto al Partido Popular Cristiano, en la segunda vuelta, pero sugirió una cercanía con el fujimorismo.

Alianza Popular postuló como candidato presidencial al exmandatario Alan García, quien recibió 5,85 % de votos, pero tendrá unos cinco representantes en el Congreso.

"No es que haya una alianza, los fujimoristas en el 2006-2011 nos dieron su voto sin alianza, sin ninguna condición, no hubo puestos públicos o ministerios de por medio", recordó Velásquez sobre el segundo Gobierno de García.

Por otro lado, Kuczynski tendrá difícil lograr un acercamiento con el Frente Amplio, de la candidata Verónika Mendoza, que planteó un giro radical respecto de sus propuestas.

El virtual congresista electo del Frente Amplio, Manuel Dammert, declaró que "el Perú está necesitado de cambios" y "lo que vamos a vivir los próximos cinco años, cualquiera que gane, sea PPK o Keiko, va a gobernar la Confiep (Confederación Nacional de Instituciones Empresariales Privadas), los grandes bancos que manejan el Estado y la política real".

Dammert añadió que ninguno de los candidatos hará grandes cambios, como la reclamada renegociación de los contratos de exportación del gas de Camisea, entre otros temas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus