•   Londres  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Decenas de miles de personas marcharon este sábado en Londres para expresar su rechazo a los recortes del gobierno y algunos pidieron la renuncia del primer ministro conservador, David Cameron, tras las revelaciones sobre los activos de su padre en un paraíso fiscal.

Los manifestantes marcharon hasta Trafalgar Square para pedir más inversiones en salud, vivienda, educación y mejores salarios en el sector públicos y algunos portaban pancartas que pedían la dimisión de Cameron.

"Cameron se tiene que ir. ¡Fuera los conservadores!", rezaban los lienzos.

Los medios británicos informaron que los manifestantes sumaron decenas de miles de personas, mientras que la policía no difundió cifras.

En la manifestación convergieron miembros de la oposición del Partido Laborista, militantes pacifistas y sindicalistas que pedían una mayor protección para la industria siderúrgica.

La manifestación estaba programada antes de la publicación de los papeles de Panamá, que revelaron que el padre de Cameron tuvo activos en un fondo en un paraíso fiscal.

La Asamblea del Pueblo, uno de los movimientos que convocaron la protesta, dijo que estas revelaciones "prueban que este es gobierno para los privilegiados".

"La austeridad que sufrimos no es por necesidad económica, es una decisión política", dijo en un video difundido durante la manifestación el líder laborista Jeremy Corbyn.

Cameron reconoció que tuvo hasta 2010, poco antes de llegar al poder, acciones en la empresa offshore que su padre Ian había creado en las Bahamas, y que aparece citada en los documentos del bufete panameño Mossack Fonseca.

Después, tomó la decisión sin precedentes de difundir sus declaraciones de impuestos de los últimos seis años, pero una encuesta publicada este sábado reveló que un 52% de los votantes cree que no ha sido "honesto ni transparente" con respecto a sus finanzas.

Según un sondeo de la firma ComRes para los diarios The Independent y Sunday Mirror un 44% de la población piensa que el manejo del tema fue "moralmente repugnante".

"Alguien en su posición, tiene un deber de preocuparse de la gente del país y de ser muy, pero muy transparente", dijo a la AFP Sarah Henney, una de las manifestantes.

Estas revelaciones cayeron en un momento complicado para Cameron, que enfrenta por un lado críticas por su manejo de la economía y por otro lado el inicio de la campaña para el referendo del 23 de junio sobre la permanencia del Reino Unido en la UE, en la que el primer ministro defiende la permanencia en el bloque.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus