•   París, Francia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las declaraciones sobre política exterior del favorito a la nominación republicana para la Casa Blanca, Donald Trump, han dejado atónitos a muchos en todo el mundo, aunque preocupan poco.

Trump, que calificó a la OTAN de "obsoleta" y que dijo que Japón y Corea del Sur deberían tener el arma nuclear, ha cuestionado los principios cardinales que la diplomacia estadounidense se ha esforzado en aplicar desde hace décadas.

Tanto el presidente Barack Obama como el jefe de la diplomacia estadounidense John Kerry han condenado con firmeza sus declaraciones.

"No sabe mucho de política extranjera", estimó Obama, según el cual los dirigentes extranjeros le preguntan a menudo sobre los "comentarios extravagantes" del candidato republicano.

Kerry, que visitó el 11 de abril el memorial de Hiroshima, calificó de "aberración" la propuesta de Trump que sugirió que Japón y Corea del Sur tendrían que desarrollar armas nucleares para hacer frente a la amenaza de Corea del Norte.

Kazuhiro Maeshima, politólogo de la Universidad Sophia de Tokio, dijo que la propuesta de Trump no tiene sentido, ya que el acuerdo de defensa entre Estados Unidos y Japón sirve principalmente los intereses de Washington.

Si bien Trump se impone como favorito para ganar las primarias republicanas, tiene pocas posibilidades de derrotar a Hillary Clinton, probable candidata de los demócratas. Pero aún así muchos se preguntan si sus declaraciones pueden perjudicar a Estados Unidos.

El aspirante republicano causó consternación al declarar que su "prioridad número uno" en caso de llegar a la Casa Blanca será derogar el discutido acuerdo nuclear con Irán.

"Cuando sea presidente, terminará el período en el que tratábamos a Israel como un ciudadano de segunda clase", dijo Trump frente a los grupos de presión pro-Israel más influyentes del país.

Para Nimrod Goren, presidente del Mitvim (Instituto israelí para la diplomacia regional), no hay que hacerse muchas ilusiones sobre el apoyo del multimillonario a Israel. "Siempre nos hacemos muchas preguntas cuando se trata de Trump, no es un político republicano tradicional", explicó.

 Nuevas sanciones 

Según él, es poco probable que Trump o su rival republicano Ted Cruz, quien también cuestiona el acuerdo con Irán, obtengan el apoyo del grupo de presión pro-Israel con tales declaraciones.

En Irán, las extravagantes declaraciones de Trump tampoco impresionan. "En primer lugar, no creo que Trump gane las elecciones, y aún si gana, no lo veo muy diferente a Clinton. En ambos casos, las cosas serán un poco más difíciles en lo que concierne a la política iraní", estimó Nasser Hadian, profesor en Relaciones Internacionales en la Universidad de Teherán.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus