•   Río de Janeiro, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La mayoría de los brasileños que salieron el domingo a protestar en las calles, tanto los que se pronunciaron a favor de la presidenta Dilma Rousseff como los que exigieron su salida del Gobierno, exigen que su vicepresidente, Michel Temer, también sea destituido, según un sondeo divulgado hoy.

Temer, que asumirá la jefatura del Estado de Brasil en caso de que el Senado, así como lo hizo ayer la Cámara de Diputados, también apruebe la realización de un juicio político con fines destituyentes contra Rousseff, encabezaría un pésimo Gobierno, coincidieron los manifestantes de ambos bandos durante el sondeo realizado por la firma Datafolha y divulgado por el diario "Folha de Sao Paulo".

Entre los manifestantes que participaron en la protesta de ayer en Sao Paulo que abogó por la destitución de Rousseff, un 54 % dijeron ser partidarios de que Temer también sea sometido a un juicio político con fines de destitución y un 68 % consideran que su Gobierno sería regular o pésimo.

Entre quienes salieron a defender a la mandataria en las calles de Sao Paulo ayer, un 79 % quieren que el vicepresidente también sea destituido por el Congreso y un 88 % creen que su gestión sería regular o pésima.

Además de reprobar a Temer, la mayoría de manifestantes pro y contra el Gobierno también son favorables a que se despoje de su mandato al presidente de la Cámara de Diputados, Eduardo Cunha, tercero en la línea de sucesión y blanco de numerosas denuncias de corrupción.

De los manifestantes favorables al Gobierno, un 94 % se pronuncian por la destitución de Cunha, porcentaje que llega al 87 % entre los contrarios al Ejecutivo.

Datafolha dijo haber encuestado a 1,147 personas entre los que se manifestaron a favor del Gobierno y a 2,078 entre los que protestaron contra Rousseff en la tarde del domingo, por lo que calcula que su sondeo tiene un margen de error de tres puntos porcentuales.

Según la firma encuestadora, cerca de 250,000 personas participaron en la protesta contra la jefa de Estado en la céntrica Avenida Paulista, mientras que el acto a favor del Gobierno reunió a 42,000 manifestantes en la explanada del Vale do Anhangabaú.

Temer, pese a ser rechazado en las calles, quedó a un paso de asumir la Presidencia brasileña tras la votación de ayer en que la Cámara de Diputados, por 367 votos a favor y 137 en contra, decidió que el juicio político para destituir a la mandataria prosiga en el Senado.

La acusación contra la presidenta se fundamenta en unas maniobras contables ilegales para maquillar los resultados del Gobierno en 2014 y 2015, modificar presupuestos mediante decretos y acumular deudas y contratar créditos con la banca pública.

Uno de los magistrados de la Corte Suprema, en una cautelar, determinó que el Congreso también inicie los trámites para un juicio político similar contra el vicepresidente debido a que también firmó los cuestionados decretos.

Rousseff y Temer, además, afrontan un proceso en la Justicia electoral, que puede anular la victoria de ambos en las urnas en 2014 y convocar nuevas elecciones.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus