•   Moscú/Washington  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los presidentes de Rusia, Vladímir Putin, y de Estados Unidos, Barack Obama, acordaron hoy reforzar el alto el fuego en Siria, donde los combates se han recrudecido en los últimos días, especialmente en torno a la ciudad de Alepo.

"Con ese fin se adoptarán nuevas medidas para reaccionar de manera operativa a las violaciones del alto el fuego", en vigor desde finales de febrero, informó el Kremlin en un comunicado tras la conversación telefónica mantenida por ambos mandatarios.

Además, los dos líderes decidieron profundizar su coordinación sobre el terreno, especialmente entre los servicios secretos y las estructuras de Defensa.

La Casa Blanca, por su parte, emitió otro comunicado en el que sostuvo que Obama habló a Putin de "la importancia de presionar al régimen sirio a detener su ofensiva de ataques a la oposición".

En la misma línea, el portavoz de Obama, Josh Earnest, comentó en su rueda de prensa diaria que el alto el fuego en Siria "sigue siendo frágil", especialmente "debido a las continuas violaciones por parte del régimen" del presidente Bachar Al Asad.

Putin y Obama, de quien partió la iniciativa de mantener consultas telefónicas, según el Kremlin, también se comprometieron a garantizar el libre acceso de la ayuda humanitaria al país árabe.

Para ello, el jefe del Kremlin destacó la importancia de cerrar cuanto antes la frontera entre Siria y Turquía, "de donde siguen infiltrándose guerrilleros y llegan suministros de armamento para los extremistas".

También abogó por "el pronto distanciamiento" entre la oposición "moderada" y grupos yihadistas como el Estado Islámico y el Frente al Nusra, problema que dificulta la recuperación de Alepo, según declaró la Cancillería rusa.

Con respecto a las negociaciones intersirias de Ginebra, los líderes ruso y estadounidense resaltaron su importancia para lograr el arreglo político del conflicto.

De acuerdo con la Casa Blanca, Obama insistió en que el "progreso" en asuntos como el mantenimiento del alto el fuego o la entrega de ayuda humanitaria "tiene que hacerse en paralelo con los avances hacia una transición política que acabe con el conflicto en Siria".

El mediador de la ONU, Staffan de Mistura, dijo hoy en Ginebra que el cese de las hostilidades en Siria se mantiene, pero que está claramente en peligro, tras nuevos combates registrados en el noroeste del país.

En el marco de las negociaciones, el diplomático suizo adelantó que la delegación de la oposición siria suspendió su "participación formal" en las mismas como muestra de repulsa por la escalada de los combates y la situación humanitaria.

La oposición rechazó el sábado la posibilidad de que Asad permanezca en el poder durante la transición hasta la celebración de nuevas elecciones, aunque sea cediendo sus facultades políticas. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus