•   Río de Janeiro, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La patronal de los comerciantes brasileños elogió ayer la decisión de la Cámara de Diputados de darle vía libre al juicio político con fines destituyentes contra la presidenta Dilma Rousseff y anunció que pedirá a sus asociados que presionen a los senadores para que adopten la misma posición. "Si el Senado también la aprueba (la apertura del juicio político), el ambiente político registrará un cambio favorable y mejorará el clima de confianza, pese a que la economía seguirá en crisis", aseguró la Confederación Nacional del Comercio (CNC) en un comunicado.  

El inicio del proceso fue autorizado en una histórica votación el domingo en la Cámara de los Diputados, por 367 votos a favor y 137 en contra, y ahora solo depende de que también la Cámara alta lo apruebe por mayoría simple, es decir por 41 de los 81 senadores. 

Según la patronal de los comerciantes, la recesión brasileña tan solo podrá ser superada con "nuevos aires" en la política.

Por ese motivo, agrega la nota, el propio presidente de la CNC, Antonio Oliveira Santos, pedirá a los dirigentes de las federaciones afiliadas que "alerten a los senadores de sus estados para que, con su voto, hagan realidad la esperanza que el comercio tiene de que el país pueda salir del foso desastroso de la falta de ética y del caos político, financiero y moral". 

Daño económico

 "Practiqué esos actos, que son practicados por todo presidente en el ejercicio de su cargo, y cuando un presidente practica actos administrativos lo hace basado en toda una cadena de decisión, con análisis técnicos y jurídicos". Dilma Rousseff, presidenta de Brasil 

Según la entidad, la recesión en que está hundida la economía brasileña puede tener una vida larga a no ser de que un nuevo Gobierno impulse un amplio y profundo ajuste fiscal que pueda equilibrar las cuentas públicas y frenar la "trayectoria explosiva" de la deuda pública.  

Te interesa: Rousseff "indignada", promete "seguir luchando" contra el impeachment

La nota agrega que, para el presidente de la entidad, "es profundamente lamentable reconocer que el país necesita, urgentemente, respirar nuevos aires", pero que la decisión de demandar el cambio "un día será reconocida por haber contribuido para el reencuentro del camino de la dignidad brasileña".  Además de la Confederación Nacional del Comercio, otras grandes patronales de Brasil, como la Confederación Nacional de la Agricultura (CNA) y la Federación de las Industrias del Estado de Sao Paulo (Fiesp), han considerado el avance del posible juicio político contra la jefa de Estado como un paso importante para ponerle fin a la actual incertidumbre en la política brasileña, que consideran una de las causas de la recesión.

Rousseff batallará 

La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, afirmó ayer que está dispuesta a defender su mandato ante el Senado, que deberá decidir si será sometida a un juicio político, y aunque confesó sentirse "triste", sostuvo que derrotará el "golpe".

  • 21 miembros conformarán la comisión de la Cámara del Senado que conocerá el caso. 

Rousseff convocó una rueda de prensa un día después de que la Cámara de Diputados aprobó y remitió al Senado un pedido para que se inicie un juicio con miras a su destitución por maniobras contables que el Gobierno realizó para maquillar sus resultados en los últimos dos años.

La mandataria admitió estar "triste", pero no "abatida", y dijo que ha quedado frente a una "situación que solo puede provocar una inmensa sensación de injusticia y de que hay en Brasil una violencia contra la verdad, la democracia y el Estado de Derecho".

La presidenta aseguró también que, una vez que el proceso con vistas a un posible juicio político se inicie en el Senado, confía en que tendrá la "oportunidad" de defenderse y demostrar que, en su caso, "se usa la apariencia de un proceso democrático para practicar un abominable crimen, como es condenar a un inocente".

También: Cuba condena el “golpe de Estado parlamentario” en Brasil

Rousseff insistió en que las maniobras contables que sustentan la acusación no suponen una ilegalidad y mucho menos un "delito de responsabilidad", como la Constitución define las causas que pueden llevar a la destitución de un mandatario.

  • 81 representantes integran la Cámara del Senado de Brasil.

"Practiqué esos actos, que son practicados por todo presidente en el ejercicio de su cargo, y cuando un presidente practica actos administrativos lo hace basado en toda una cadena de decisión, con análisis técnicos y jurídicos", indicó.

EE.UU. confía en Brasil 

Estados Unidos dijo ayer estar "convencido" de que Brasil puede afrontar el "momento desafiante" que atraviesa, en referencia al juicio político al que puede ser sometida su presidenta, Dilma Rousseff.        

"Estamos siguiendo de cerca el proceso político en Brasil", dijo el portavoz del Departamento de Estado, John Kirby, en su rueda de prensa diaria, pero declinó hacer ninguna valoración sobre la posible salida del poder de la mandataria.  Kirby aseguró que Estados Unidos considera las instituciones de ese país lo "suficientemente maduras" como para abordar la crisis actual desde un punto de vista "democrático" y "de acuerdo a la Constitución brasileña". Este domingo, la oposición de Brasil reunió en el pleno de la Cámara de Diputados los 342 votos necesarios para que prosiga el proceso contra Rousseff, con lo que el Senado decidirá si inicia un juicio con miras a su destitución.  La acusación se fundamenta en unas supuestas maniobras contables ilegales para maquillar los resultados del Gobierno en 2014 y 2015, modificar presupuestos mediante decretos y acumular deudas y contratar créditos con la banca pública. 

La propia Rousseff ha negado esas acusaciones, al tiempo que su defensa las ha calificado de meras "faltas" administrativas que no bastarían para una destitución, por lo que han repetido que Brasil está frente a "un golpe de Estado".

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus