•   Washington, EEUU  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Organización Panamericana de la Salud (OPS) teme una expansión de virus como el del Zika y de enfermedades como la hepatitis A o brotes de gastroenteritis y gripe tras el letal sismo del pasado sábado en la costa norte de Ecuador.

"Es una población que ha perdido sus viviendas, están expuestas más de 20,000 personas viviendo en refugios, hay que tener cuidado con el suministro de agua, el lavado de manos, las picaduras de mosquitos", explica en una entrevista con Efe, Gina Tambini, representante de la OPS en el país andino.

Estos son los retos de salud que enfrenta la costa norte del país cuando se cumple mañana una semana del terremoto de 7.8 grados de magnitud en la escala de Richter que ha causado al menos 570 muertos, 5,733 heridos y 163 desaparecidos, según cifras oficiales.

En las provincias de Esmeraldas, Manabí, Guayas y Los Ríos, las más afectadas por el terremoto, ya había circulación del zika y la OPS trabaja con el Ministerio de Salud para evitar que el virus se expanda tras el terremoto.

Las condiciones de los supervivientes, que durmieron las primeras noches en parques y ahora comparten refugios, "hacen muy difícil" que se pueda cumplir con el protocolo de prevención para evitar la picadura del mosquito "Aedes aegypti", transmisor del zika, el dengue y el chikunguña.

"Al vivir en refugios, en carpas, están muy expuestos. Las medidas de protección como usar repelente, llevar ropa clara, proteger las viviendas con mallas ahora son muy difíciles", explica Tambini por teléfono desde Ecuador.

Los expertos trabajan ahora para identificar a las mujeres embarazadas y asegurar que tienen la protección necesaria.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus