•   Naciones Unidas, EEUU  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El enviado de la ONU para Siria, Staffan de Mistura, dijo ayer  que no cree que el bombardeo perpetrado anoche sobre un hospital de Alepo fuese un error.

"No puedo creer que fuese un error. No se golpea ese hospital, con tantas víctimas, un hospital bien conocido. Es obviamente una violación (del alto el fuego)", dijo De Mistura en una entrevista con la televisión Al Arabiya.

El diplomático no se refirió a la posible autoría del ataque, aunque dejó claro que debe considerarse un "crimen".

El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, manifestó ayerque todo apunta a que el régimen de Bachar al Asad perpetró el bombardeo, en el que murieron al menos 27 personas, algo que por ahora ha negado Damasco.

El hospital Al Quds, situado en el este de Alepo, recibía el apoyo entre otros de la ONG Médicos Sin Fronteras (MSF), que se ha declarado "impactada" por lo sucedido.

ONU CONDENA

Por su parte, el secretario general de Naciones Unidas, Ban Ki-moon, condenó el ataque en un comunicado y trasladó sus condolencias a las familias de las víctimas.

Ban condenó también los "recientes bombardeos indiscriminados por parte de fuerzas del Gobierno y grupos de la oposición, así como las tácticas terroristas de los extremistas".

"Los ataques contra civiles son violaciones inexcusables de los derechos humanos y de la ley humanitaria. Tienen que exigirse responsabilidades por estos crímenes", dijo el jefe de la ONU.

PREPARAN RESOLUCIÓN

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas está preparando desde hace tiempo una resolución para llamar la atención sobre los ataques contra hospitales y otras instalaciones médicas en Siria y en otras guerras como la de Yemen.

El texto, impulsado entre otros por España y Nueva Zelanda, podría votarse la próxima semana, según adelantó ayer el embajador neozelandés ante la ONU, Gerard van Bohemen.

"Somos optimistas de que podremos tener una adopción unánime de esa resolución a principios de la semana que viene", declaró a los periodistas.

El documento, en todo caso, no introducirá nuevos elementos jurídicos, pues los ataques de este tipo ya están prohibidos bajo las normas internacionales, sino que se centrará en "llamar la atención" sobre el problema, según explicó Van Bohemen.

El ataque contra este hospital en Alepo llegó en medio de un repunte de la violencia en la mayor ciudad del norte de Siria que pone en peligro el frágil alto el fuego aceptado por las partes en febrero.

Ban, en línea con lo dicho horas antes por su enviado, llamó a todos los bandos a renovar su compromiso con el cese de hostilidades y pidió a EE.UU. y Rusia que les presionen para detener los combates y asegurar "una investigación creíble de incidentes como el ataque contra el hospital Al Quds".

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus