•   Quito, Ecuador  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Especialistas de la Fuerza de Tarea Humanitaria “Simón Bolívar” de Venezuela, que apoyan en Ecuador las tareas de rescate de víctimas del terremoto, encontraron con vida a un anciano en una estructura colapsada en la localidad de Jaramijó, informó ayer la Embajada de ese país en Quito. La operación de rescate ocurrió este viernes, trece días después del potente sismo de magnitud 7.8 que asoló un sector del norte de la costa ecuatoriana, precisó la delegación diplomática en un comunicado.

Manuel Vásquez, de 72 años, había permanecido con heridas graves en la habitación de una estructura cuyas paredes habían colapsado en la localidad de Jaramijó, en el norte de la provincia costera de Manabí, la más golpeada por la sacudida ocurrida el pasado 16 de abril.

Una misión de la fuerza de tarea venezolana, durante un recorrido por la localidad, escuchó ciertos sonidos que provenía de la estructura parcialmente colapsada, por lo que decidió ingresar con el empleo de técnicas especiales para este tipo de casos. Al momento del rescate, el anciano presentaba “insuficiencia renal crónica, obstrucción de vías urinarias, amputación (...) de los dedos del pie izquierdo y necrosis en ambos tobillos con desprendimiento de tejido, además de deshidratación, desnutrición y desorientación”, notificó la misión en un reporte.

El anciano fue trasladado al hospital de Jaramijó, donde se encuentra actualmente asilado. La Fuerza de Tarea “Simón Bolívar” se encuentra en Ecuador desde el día después de ocurrido el terremoto y ha colaborado con las autoridades ecuatorianas en labores de rescate y asistencia a los damnificados por el evento natural.

Un último informe de la Secretaría de Gestión de Riesgos de Ecuador señala que, como consecuencia del terremoto, 660 personas han muerto, 113 han sido rescatadas con vida, 32 están desaparecidas, se ha brindado asistencia en salud a 51,376 (de ellas 4,605 por heridas) y 22,421 han sido ubicadas en albergues. 

Llega ayuda de ACNUR       

El segundo vuelo de la Oficina del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (Acnur) llegó ayer a Guayaquil (suroeste) con cien toneladas de ayuda humanitaria para los damnificados por el terremoto que el 16 de abril azotó la costa norte de Ecuador. La carga, valorada en medio millón de dólares, incluye 5,950 kits de cocina, 6,100 lámparas solares y 35,000 esteras para dormir, y forma parte de la respuesta conjunta de las agencias y programas de la ONU en Ecuador, que ha pedido asistencia urgente por valor de 72.7 millones de dólares, indicó la agencia de la ONU en un comunicado.

El charter con el cargamento, procedente de Dubái, y cuyos costes han sido sufragados por The UPS Foundation contenía también 4,250 lonas plásticas y 7,000 bidones para agua. “Reiteramos nuestro compromiso con un país que ha sido solidario con miles de refugiados. Sabemos que los damnificados, entre los que se encuentran refugiados y solicitantes de asilo, han perdido familiares, su hogar, su forma de vida”, declaró María Clara Martín, representante de Acnur en Ecuador.

Fondos de emergencia 

El envío de ayer llegado a Ecuador el 20 de abril, que incluía  900 tiendas de campaña, 3,000 lonas de plástico, 175 rollos plásticos, 15,000 esteras para dormir, 1,000 kits de utensilios de cocina y 18,000 mosquiters impregnadas con repelente, distribuidas entre Portoviejo, Manta y Pedernales fundamentalmente.

Gracias a los siete millones del Fondo Central de Respuesta a Emergencias (CERF) de Naciones Unidas asignados de inmediato a la respuesta, el programa de albergue y actividades urgentes de protección se han podido poner en marcha, señala el comunicado. Ecuador es el país que acoge al mayor número de refugiados en América Latina y durante los últimos años ha recibido “generosamente a más de 200.000 refugiados colombianos y a otras personas en necesidad de protección internacional, muchos de los cuales vivían en las zonas afectadas por el terremoto”, agregó la agencia de la ONU. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus