•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Seguro de su victoria en las primarias republicanas en Estados Unidos, Donald Trump lanzó este domingo dardos contra su rival demócrata Hillary Clinton y su correligionario Ted Cruz, a dos días de una crucial elección en el estado de Indiana.

"La única carta que ella se juega es la de las mujeres. Pero ella lo ha hecho tan mal que las mismas mujeres no la quieren", manifestó el multimillonario a la cadena Fox News, en referencia a la ex primera dama y exsecretaria de Estado que encabeza las preferencias entre los demócratas.

Te interesa: ¿Comentarios sexistas de Trump sorprenden incluso a sus seguidores?

Trump dijo también que si Hillary "no fuese mujer, no estaría en la carrera" presidencial para los comicios de noviembre próximo.

Hablando en CNN, Clinton calificó el ataque del aspirante republicano como "estúpido". "Tengo un montón de experiencia tratando con hombres que a veces no mantienen las normas en la forma en que se comportan y hablan," añadió la candidata demócrata.

¿Se acabó ?

Cuando quedan todavía tres meses de primarias, a Trump le basta con ganar en algunos estados clave como Indiana y California para conseguir los 1.237 delegados necesarios para asegurarse el triunfo en la convención republicana de julio en Cleveland.

"Si yo gano Indiana, esto se habrá acabado", sostuvo con tono triunfal Trump durante un acto de campaña en ese estado, donde tendrán lugar el martes unas primarias consideradas definitivas para su principal oponente Ted Cruz.

"Cruz no puede ganar. El no ha hecho nada y está muy lejos", añadió jactancioso el multimillonario. Ganar en Indiana reportaría a Trump 57 delegados de los 246 que aún le hacen falta.

El magnate inmobiliario, cuya candidatura es mirada con desprecio por la dirección del Partido Republicano, sabe que de no llegar al número mágico de 1.237 delegados, correría el riesgo de tener que enfrentar negociaciones en la convención de Cleveland que podrían dejarlo fuera del juego.

La misma moneda

Por su parte, Cruz respondió subrayando que su oponente está desesperado porque sabe que la carrera todavía no ha concluido. "Nadie tiene los 1.237 (delegados). No los tengo yo, pero Donald Trump tampoco los tiene. Es por eso que él intenta en forma desesperada afirmar que la carrera se ha terminado", dijo el senador republicano de Texas a la cadena ABC.

"Una presidencia de Trump sería una catástrofe", agregó Cruz, a quien el multimillonario ha tachado reiteradamente de "mentiroso".

El senador texano no se privó de utilizar también artillería pesada para responder a los ataques y afirmó en el programa "Face the Nation" de CBS que el magnate "está tratando de perpetuar uno de los mayores fraudes en la historia de las elecciones modernas, pues está tratando de convencer a la gente de que es un 'outsider'."

Cruz también apuntó hacia la oponente demócrata al señalar que tanto Trump como Hillary Clinton son "dos caras de una misma moneda" y señaló que ambos representan los intereses "de los ricos neoyorquinos liberales, que le han fallado profundamente a este país".

Sanders no se rinde

Bernie Sanders, que disputa la nominación demócrata a Clinton, parecía decidido a no dar su brazo a torcer a pesar de que los números no lo favorecen.

"Es casi imposible que la señora Clinton pueda conseguir la mayoría de los delegados antes del 14 de junio, al finalizar las primarias", señaló Sanders durante una conferencia de prensa en Washington.

El senador por Vermont subrayó que hay varias encuestas que muestran que él podría vencer más fácilmente a Trump que Clinton.

"¿Qué pasará si nosotros obtenemos unos muy, muy buenos resultados en los últimos diez estados y las encuestas siguen mostrando que Bernie Sanders es el mejor candidato para enfrentar a Trump?" se preguntó el senador que se autodefine como socialista.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus