•   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, anunció ayer, en el mitin oficialista por el Día del Trabajador, que hay "varias decenas de detenidos" vinculados a un nuevo supuesto plan para matarlo, y ordenó una "rebelión y decretar una huelga general indefinida" en caso de que algún complot resulte exitoso.

"Yo no he querido estar alarmándolos a ustedes, pero tenemos varias decenas de detenidos, y ayer detuvimos a una gente tomando las alturas de unos edificios" próximos al lugar donde debía rematar la marcha de hoy (por ayer), dijo ante miles de manifestantes en una alocución transmitida en cadena nacional obligatoria de radio y televisión.

Por ese aparente intento de francotiradores dijo, sin ofrecer más detalles, que decidió que la marcha por el Día del Trabajador culminara en el Palacio presidencial. "La oligarquía y el imperialismo (EE.UU.) están desesperados", y si "algún día hicieran algo contra mí y lograran tomar este palacio, por una vía o por otra, yo les ordeno a ustedes, hombres y mujeres de la clase obrera, declararse en rebelión y decretar una huelga general indefinida", pidió a sus seguidores.

Historias de denuncias 

Yo no he querido estar alarmándolos a ustedes, pero tenemos varias decenas de detenidos, y ayer detuvimos a una gente tomando las alturas de unos edificios". Nicolás Maduro, presidente de Venezuela.

Maduro ha denunciado en diversas oportunidades otros planes magnicidas en su contra, el último el 13 de abril pasado.

Ese día afirmó, asimismo ante miles de simpatizantes, que tenía "pruebas" de un plan que atribuyó a paramilitares, y dijo que las presentaría en "las próximas horas", pero no lo hizo.

"En las próximas horas vamos a mostrar pruebas de unos campamentos paramilitares que se descubrieron en el estado Miranda (centro)  para asesinarme", dijo tras advertir que no quería referirse más al asunto para "no enrarecer el clima".

El más atascado 

"Creo que soy -dijo ayer- el ser más atacado en Venezuela; creo que soy el ser humano más atacado del planeta Tierra". El gobernante venezolano se autodefinió como "objetivo del imperialismo rapaz y criminal" y ante ello exclamó: "¡Me siento orgulloso, carajo!"

Repitió que confiaba en que esos "planes para acabar" con su vida no tendrán éxito.

"No lo van a lograr. Yo sueño, y lo voy a lograr, llegar a los cien años" de vida, remarcó, y denunció que adicionalmente "hay planes para conjugar desórdenes y violencia" contra su Gobierno, pero que han sido "neutralizados".

"Frente a la conspiración abierta, rebelión", reiteró en su exhorto a sus seguidores. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus