•   Tegucigalpa, Honduras  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Las autoridades de Honduras detuvieron ayer a cuatro sospechosos del asesinato de la defensora de derechos humanos Berta Cáceres, del que hoy se cumplirán dos meses, sin que se conozca a los autores del crimen.

Los cuatro hombres, entre ellos un mayor del Ejército y un oficial militar retirado, fueron capturados en la denominada Operación Jaguar, de la Agencia Técnica de Investigación Criminal (ATIC), coordinada por el Ministerio Público.

Pocas horas después de la detención, el presidente hondureño Juan Orlando Hernández felicitó a los operadores de justicia por esa acción.

El portavoz del Ministerio Público, Yuri Mora, dijo a periodistas que los arrestos se produjeron en tres allanamientos simultáneos en las ciudades de Tegucigalpa, centro y La Ceiba, en el Caribe de Honduras.

Evidencias 

La Fiscalía indicó además que las capturas están sustentadas en "evidencias probatorias" y han sido dirigidas "contra los presuntos responsables de su autoría", identificados como el mayor Mariano Díaz Chávez, el oficial retirado Edilson Duarte Meza, Douglas Geovanny Bustillo y Sergio Rodríguez Orellana, cuyos supuestos roles en el crimen no han sido develados.

El asesinato de Cáceres, quien además era una líder indígena lenca, ambientalista y coordinadora general del Comité Cívico de Organizaciones Populares e Indígenas de Honduras (COPINH), sucedió en su casa en la ciudad de La Esperanza.

El único testigo de su muerte es el ambientalista mexicano Gustavo Castro, quien el día del crimen era huésped de Cáceres.

Por orden judicial, Castro permaneció en Honduras durante un mes para que informara sobre el caso, sobre el cual dijo en su momento que la escena del crimen había sido alterada.

La muerte de Cáceres causó conmoción en Honduras y a nivel internacional, además de múltiples reacciones de su familia y organizaciones ambientalistas exigiendo justicia y castigo para los autores intelectuales y materiales.

El presidente hondureño dijo en la Casa Presidencial que felicitaba a los operadores de justicia "que esta mañana (de ayer), después de largas jornadas, han capturado a cuatro presuntos culpables de la muerte de nuestra conciudadana Berta Cáceres".

Justicia

Además, reiteró lo expresado tras la muerte de Cáceres, que su caso "es un duro golpe para el Estado de Honduras", porque se trata de "una defensora de los derechos humanos del país".

"Confío en que lo que hoy (ayer) ocurrió es un evento más de varios que nos deben llevar a hacer justicia y que en Honduras impere eso, la justicia", enfatizó Hernández.

El mandatario recalcó que ahora espera que los tribunales hagan su parte y que al final de la semana, con base en el procedimiento de la legislación hondureña, se estén produciendo "las primeras audiencias y con eso un indicador claro de hacia dónde vamos".

"Repito, que esto nos lleve a hacer justicia en el caso de nuestra compatriota Berta Cáceres, como debe ser en cualquier otro caso también", expresó.

Hasta hoy las autoridades hondureñas han informado muy poco sobre las investigaciones del caso de Berta Cáceres, mientras que su familia ha reiterado que no confía en lo que están haciendo los cuerpos de investigación y seguridad. Además, siguen exigiendo la conformación de un equipo técnico de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) para que participe en la investigación, a lo que ha instado la Organizaciónb de Estados Americanos (OEA) al gobierno hondureño.  

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus