•   Brasilia, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente de la Cámara Baja de Brasil, Eduardo Cunha, cuyo mandato fue suspendido ayer  por la Corte Suprema, anunció que apelará la sentencia, que atribuyó a su decisión de iniciar el trámite para un juicio político contra la mandataria, Dilma Rousseff.

El Supremo "profirió una decisión" y "respetamos a la suprema corte", cuya sentencia "obviamente debe ser cumplida", declaró Cunha a periodistas tras conocerse el dictamen del tribunal, adoptado en forma unánime por sus once miembros por las supuestas implicaciones del diputado en las corruptelas en la estatal Petrobras.

Pese a manifestar su "respeto" por el tribunal, Cunha consideró "obvio" que sufre "una represalia por el proceso de 'impeachment'", que él puso en marcha en su condición de presidente de la Cámara de Diputados, tal como lo establece la Constitución.

Sin embargo, aseguró que la "gran sentencia" será dada la semana próxima por el Senado, que puede decidirse por la apertura de un juicio político contra Rousseff, lo que obligaría a la mandataria a separarse de su cargo durante 180 días.

Durante ese período, Rousseff sería sustituida por el vicepresidente, Michel Temer, quien completaría el mandato que vence el 1 de enero de 2019, en caso de que se llegase a la destitución.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus