•   Toronto, Canadá  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Las autoridades de Canadá siguen esperando un cambio en las condiciones climáticas para contener el incendio que ha arrasado más de 101,000 hectáreas de bosque en el noroeste del país, obligando a evacuar cerca de 90,000 personas.

Centenares de vehículos de desplazados por el incendio están siendo escoltados por la Policía Montada canadiense a través de la ciudad de Fort McMurray, a unos 2,600 kilómetros al noroeste de Toronto, hacia el sur de la provincia de Alberta.

Los desplazados, unos 25,000, son parte de los 70,000 habitantes de Fort McMurray que tuvieron que ser evacuados el martes a marchas forzadas por el rápido avance del fuego hacia la ciudad.

Algo más de la mitad de la población de Fort McMurray pudo escapar al sur, hacia las ciudades de Edmonton y Calgary, pero el resto se tuvo que refugiar al norte de la localidad cuando las llamas bloquearon la autopista 63.

En los últimos días, las autoridades de la provincia de Alberta estaban intentando asegurar una ruta de escape hacia el sur para los 25,000 desplazados que habían buscado refugio en los campamentos para los trabajadores de las explotaciones petrolíferas del norte de Fort McMurray.

La Policía Montada está escoltando a los evacuados en grupos de 50 vehículos a través de Fort McMurray para que ninguno de los desplazados intente regresar a sus hogares.

Un helicóptero policial sobrevuela la ruta constantemente para asegurar que está libre de llamas.

Hoy, la primera ministra de la provincia de Alberta, Rachel Notley, advirtió durante una rueda de prensa que los desplazados no podrán regresar a sus hogares en Fort McMurray, en aquellos casos en los que no han perdido sus viviendas, al menos en dos semanas ante el riesgo que representa el incendio forestal que rodea la ciudad.

Primeros muertos

También este viernes se confirmaron las dos primeras muertes relacionadas con el masivo incendio.

Los dos fallecidos, Aaron Hodgson y Emily Ryan, de 15 años de edad, murieron el miércoles cuando el vehículo en el que escapaban de Fort McMurray se estrelló contra un camión de transporte.

Se da la circunstancia que el padre de Ryan, Carnley Ryan, es uno de los bomberos que está combatiendo el incendio.

Hodgson y Ryan son las dos primeras víctimas mortales confirmadas del masivo incendio que se inició en la noche del domingo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus