•   Fourt Mcmurray, Canadá  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Canadá comenzaba este martes a organizar la reanudación de la explotación de crudo y el regreso de los empleados a la región devastada por incendios de Fort McMurray, en tanto se iniciaban los trabajos para rehabilitar los servicios de agua y electricidad.

La primera ministra de la provincia de Alberta, en el oeste de Canadá, Rachel Notley, y los jefes de las compañías petroleras conversaron sobre las etapas y las medidas que se deben poner en marcha antes de considerar reanudar la extracción de petróleo de las arenas de bituminosas de Athabasca, situadas al norte de Fort McMurray.

El primer paso es frenar los incendios, o mejor aún, delimitarlos para que no alcancen las instalaciones petroleras. Solo de esta forma los grupos petroleros podrán empezar a traer, a través de un puente aéreo, a sus empleados que habían sido evacuados la semana pasada cuando las llamas estaban demasiado cerca.

Notley quiere asegurar "la seguridad de los empleados con apoyo logístico" para su regreso.

"Creemos estar preparados para avanzar de manera relativamente rápida", dijo.

Con equipos especializados, los bomberos despejaron amplios espacios de bosque y matorrales ubicados alrededor de los sitios incendiados para evitar que los vientos propaguen las llamas. Si bien el fuego está controlado en la región cercana a Fort McMurray, continúa expandiéndose por los bosques del este y norte, por lo que es necesario aumentar el número de bomberos y los medios aéreos. La mitad de los bomberos de la provincia de Alberta trabaja para contener el fuego en la región de Fort McMurray.

El fuego avanza

Matthew Andersson, portavoz de los servicios de incendio, dijo a la cadena CBC, que se estima que los incendios que afectaron a la región en los últimos 12 días consumieron 2,229 km2.

La línea de fuego se acerca a unos 30 km de la frontera con la provincia de Saskatchewan. El avance es más lento debido a un clima más húmedo y vientos más débiles.

En Fort McMurray, la compañía eléctrica Atco, con más de 250 empleados comenzó a reactivar las líneas cambiando los postes de madera que se quemaron en varios sectores de la ciudad.

Los gigantescos incendios requirieron la evacuación preventiva de unas 100,000 personas, cuyo retorno, según los bomberos, no se prevé antes de al menos dos semanas dado que antes hay que prever trabajos en las infraestructuras.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus