EFE
  •   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, pidió ayer "confianza" en que su gobierno solucionará los problemas del país e insistió en que cualquiera de los planes de sus opositores para revocar su mandato carecen de "viabilidad".

"Debemos tener confianza en la fuerza del pueblo en la unión cívico-militar y seguir avanzando sobre los problemas creados o que surjan, solo en revolución es posible enfrentar los problemas de la patria", afirmó Maduro frente a miles de partidarios que culminaron una marcha chavista en el Palacio de Miraflores.

"Los problemas que tenemos hoy los enfrentaremos, los resolveremos, que nadie se deje engañar", añadió Maduro en medio del acto convocado por el oficialismo para mostrar su respaldo al veto dictado por el Poder Judicial contra la ley aprobada por el Parlamento -controlado por opositores- sobre la titularidad de las casas del programa social Gran Misión Vivienda (GMVV).

El líder chavista aseguró a sus seguidores que no hay "ni una sola decisión" que él tome "que sea para favorecer a la burguesía, a la oligarquía, y menos al imperialismo" y que por el contrario, lo que hace es "en primer lugar, por lealtad suprema al pueblo".

MARCHAS

La marcha de los oficialistas coincidió con otra convocada por la oposición para presionar a las autoridades del Consejo Nacional Electoral de ese país (CNE) para la activación de un referendo presidencial para cesar el mandato de Maduro, una solicitud para la que los opositores recolectaron casi dos millones de firmas que esperan ser verificadas. La manifestación de la oposición fue calificada por Maduro como un "show" que buscaba saldos de violencia, "para tapar el golpe de estado de Brasil, que se está dando en contra de la compañera (presidenta brasileña) Dilma Rousseff, dijo.

"Querían llenar a Venezuela de violencia para mostrarnos en la pantallas del mundo, 'división en Venezuela", indicó el jefe de Estado venezolano.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus