AFP
  •   Filipinas  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente electo de Filipinas, Rodrigo Duterte, prometió ayer restablecer la pena de muerte y ordenar a las fuerzas de seguridad que disparen a matar en su lucha contra el crimen.

"Pediré al Congreso que restablezca la pena de muerte por ahorcamiento", dijo Duterte en conferencia de prensa en Davao, la ciudad sureña de la que es alcalde, y afirmó que dará órdenes a las fuerzas de seguridad para que disparen a matar en asaltos contra el crimen organizado o contra quienes se resistan violentamente al arresto.

"Si hay alguien que se resista, o muestre una actitud violenta de resistencia, mi orden a la policía (será) disparar a matar. Disparar a matar al crimen organizado. ¿Escuchan esto? Disparar a matar contra todo crimen organizado", insistió. 

Agregó que, militares expertos en disparar serán reclutados en esta campaña para matar a criminales.

Duterte, de 71 años, dijo que necesita que la pena capital --abolida en 2006 durante la presidencia de Gloria Arroyo-- se vuelva a aplicar contra una variedad de crímenes, en especial drogas, aunque también violación, asesinato y robo.

Acusado de haber creado escuadrones de la muerte que han causado más de mil muertos, prometió erradicar la criminalidad en seis meses.

Sus groserías y palabrotas y sus bromas de mal gusto sobre las violaciones, junto con su impulsividad (amenazó con romper con Sídney y Washington) han hecho que se le compare con Donald Trump, el precandidato republicano a la Casa Blanca.

En una ocasión dijo que 100.000 personas van a morir, y muchos de esos cuerpos deberían ser lanzados a la bahía de Manila para que los peces engorden alimentándose de ellos.

No irá al Vaticano a pedir excusas 

Duterte consideró el domingo "suficiente" haber presentado por escrito excusas al papa por haberlo tratado de "hijo de p...", e indicó que no irá al Vaticano como lo había anunciado para disculparse personalmente ante el Papa.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus