•   Viena, Austria  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

 EEUU, Rusia, China y otras potencias internacionales coincidieron ayer en la necesidad de armar al Gobierno de unidad de Libia para poder luchar contra el grupo yihadista Estado Islámico, que está ganando terreno en medio del caos y el vacío de poder que sufre el país norteafricano desde 2011.

 Los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU (EE.UU., Rusia, China, Francia y Reino Unido) y otros quince países, en su mayoría europeos y árabes, han acordado en una reunión ministerial celebrada en Viena aceptar exenciones al embargo impuesto en 2011 a Libia.

"Reafirmamos nuestro apoyo a la soberanía de Libia, su integridad territorial y unidad", afirma el comunicado difundido por el Departamento de Estado de EE.UU., país que organizó la conferencia, junto a Italia.

El líder del Gobierno de unidad libio designado por la ONU, Mohamad Fayez al Serraj, que desde marzo intenta asentar su autoridad en el país, solicitó a las potencias asistencia para luchar contra los yihadistas y exenciones al embargo de armas actualmente en vigor.

La propuesta ha sido bien recibida por las potencias, que se han mostrado "dispuestas a responder a la petición del Gobierno libio para entrenar y equipar sus fuerzas" y a fijar "exenciones" al embargo.

El secretario de Estado de EE.UU., John Kerry, indicó en una rueda de prensa al final del encuentro que "la comunidad internacional va a apoyar la exención al embargo de armas del Consejo de Seguridad (de la ONU) para adquirir armas y munición" para luchar contra el EI.

Francia, Alemania o Italia han advertido de que la inestabilidad en Libia y el auge del EI en una situación de vacío de poder suponen también una amenaza directa para Europa.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus