•   Washington  |
  •  |
  •  |
  • AFP

La exsecretaria de Estado Hillary Clinton se mantiene al frente en la disputa por la nominación del partido Demócrata a las elecciones presidenciales de noviembre, pero no logra deshacerse del senador Bernie Sanders, su adversario en la interna partidaria.

En la noche del martes, Clinton logró una victoria sobre Sanders por un escaso puñado de votos (medio punto porcentual) en el estado de Kentucky, pero el carismático senador respondió con un cómodo triunfo de seis puntos de diferencia en la primaria del estado de Oregon.

La trayectoria de la interna demócrata para estas elecciones sugiere que Clinton -apoyada en una formidable máquina política, millonarias donaciones y el apoyo del partido- deberá conquistar la nominación presidencial, inclusive antes de la convención nacional, prevista para finales de julio en Filadelfia.

Pero al inicio de la campaña todo indicaba que la nominación de Clinton sería apenas un trámite, y que tendría abundante tiempo de preparase para los debates con su adversario del Partido Republicano en la fase decisiva de la carrera electoral.

En cambio, el partido ya no puede esconder una profunda división promovida por la cristalización de un sector de su electorado incómodo con la conducción partidaria y favorable a una tendencia más claramente progresista, que por ahora se expresa en la candidatura de Sanders, que se autodenomina un "socialista democrático".

Tensiones a flor de piel

Esta tensión estalló el fin de semana, durante una convención demócrata en el estado de Nevada para escoger los delegados después de la primaria realizada el 21 de febrero y en la que Clinton se impuso a Sanders.

La convención terminó convertida en un verdadero festival de abucheos, gritos y reclamos por parte de los seguidores de Sanders, quienes denunciaban la manipulación del reglamento interno para beneficiar a Clinton con más delegados de los que le correspondía.

En la semana, dirigentes partidarios demócratas en Nevada denunciaron haber recibido amenazas y todo tipo de insultos, en una situación que llevó al Comité Nacional del partido a sugerir que Sanders debía pedir disculpas públicas por lo ocurrido.

En respuesta, Sanders emitió una nota en que condenó la violencia pero apuntó que en Nevada "la conducción del partido usó sus poderes para evitar que se realice un proceso justo y transparente".

Hasta el momento, el senador de 74 años ha resistido a las presiones de importantes figuras del partido para que abandone la campaña y permita que Clinton pueda concentrarse en su duelo contra el multimillonario Donald Trump, quien casi con seguridad será el candidato republicano.

"Permítanme ser tan claro como sea posible: ¡Estamos en esto hasta que se cuente la última urna!", dijo Sanders el martes en la noche durante un multitudinario acto público en California, estado que realizará su primaria el 7 de junio.

Matemática del proceso

La insistencia de Sanders en mantener su campaña en marcha se explica por la compleja matemática en el proceso interno de nominación en el partido. Un candidato precisa de 2.383 delegados para sellar la victoria.

El Partido Demócrata tiene dos tipos de delegados en su convención: los 4.765 delegados que reflejan los resultados de las urnas en las primarias de cada estado, y 716 'superdelegados', nombrados entre legisladores, dirigentes y figuras importantes de su historia.

Los ex presidentes Bill Clinton y Jimmy Carter y el actual mandatario Barack Obama son 'superdelegados', así como el propio Sanders por ser senador.

En una convención nacional, los delegados están obligados a votar por el candidato que representan en una primera ronda, pero los superdelegados pueden cambiar de voto en cualquier momento.

En esta campaña, 521 superdelegados ya anunciaron su apoyo a Clinton desde el arranque de la campaña, cuando nadie esperaba que la exsecretaria de Estado encontrara una competencia tan fuerte por parte de Sanders.

Pero si se excluye el voto de los superdelegados, la diferencia entre Clinton y Sanders se reduce a 292 delegados (según el conteo de CNN; 274 según The New York Times). Aún restan disputarse casi 900, 475 de ellos solamente en California.

En total, Clinton tiene 1.774 delegados contra 1.482 de Sanders, de acuerdo con CNN.

En este escenario, la tendencia sugiere que Clinton podría cruzar en California la línea de los 2.383 delegados sin depender de los 'superdelegados'. Para eso precisa conquistar poco más de 600 delegados.

Para evitar que esto ocurra, Sanders precisaría mejorar su desempeño y ganar todas las primarias que restan con alrededor del 70% de los votos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus