•   Bogotá  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Tras 10 años del Convenio Marco para el Control del Tabaco, la Organización  Panamericana de la Salud  (OPS)  afirmó hoy que subir los impuestos es la mejor arma para reducir la demanda, mientras los médicos insisten en dar opciones para quienes no logran dejar de fumar.

Según la OPS, los efectos del tabaco representan para América Latina el 14% de las muertes de los adultos de 30 años o más y un costo de 33.000 millones de dólares anuales, 0,5 % de su producto interno bruto, pero la "recaudación impositiva por la venta de cigarrillos no llega a cubrir ni siquiera la mitad" de este impacto.

 "Chile es el único país de la región donde los impuestos a los cigarrillos representan más del 75 % de su precio de venta al por menor. Otros han avanzado, aún sin llegar a este nivel, como Argentina, Jamaica y Perú", indicó este miércoles la OPS en un comunicado, al presentar su Informe sobre el Control del Tabaco en la Región de las Américas 2016.

Los espacios libres de humo, las advertencias gráficas grandes, la prohibición de publicidad, promoción y patrocinio del tabaco y el aumento de impuestos son las medidas del convenio marco señaladas como opciones altamente costoeficaces para reducir el consumo de tabaco y las enfermedades no trasmisibles.

Pero, "el incremento de los impuestos al tabaco es la estrategia más eficaz para reducir la demanda, ya que los precios elevados inducen a abandonar el consumo y evitan que se empiece a fumar", afirmó la OPS.

Para la organización, "solo la mitad de la población de América  (los habitantes de 17 de  35 países) está completamente protegida de los efectos nocivos del humo de tabaco", en lugares públicos y de trabajo.

El reporte de la OPS muestra que 16 países  -que representan el 58 % de la población de la región- exigen advertencias gráficas grandes en los paquetes de tabaco que  informan sobre sus efectos nocivos y apenas cinco países (Brasil, Colombia, Panamá, Surinam y Uruguay)  tienen legislaciones al más alto nivel contra su promoción.

 "Es imperativo y urgente proteger a todas las poblaciones de la epidemia de las enfermedades relacionadas con el tabaco mediante la aplicación plena de las medidas del convenio marco", sostuvo la directora de la OPS/OMS, Carissa  Etienne.

En América existen 127 millones de fumadores y, en promedio, el 17 % de la población adulta consume tabaco, aunque la prevalencia por país, según datos de 2013, varía de casi el 39 % en Chile al 7 % en Barbados y Panamá, indica el informe.

Ante este panorama, Konstantinos Farsalinos, investigador de Cirugía Cardiaca en el Onassis Center en Grecia y en el Hospital Universitario Gathuisberg en Bélgica e investigador destacado en alternativas para el fumador, dijo a Efe que es "inmoral" y una "locura" prohibir productos que, aseguró, reducen el daño en casi un 95 % y seguir avalando el cigarrillo tradicional.

Farsalinos se refirió a los cigarrillos electrónicos y vaporizadores y, tras mencionar varios estudios que muestran una reducción del daño en el fumador con las nuevas alternativas en las que no hay "combustión", sostuvo que es necesaria una regulación de estos productos.

Para el cardiólogo Germán Gómez Segura, de la Clínica Marly de Colombia, es necesario subir los impuestos y también presentar nuevas alternativas porque, a su juicio, es "frustrante" decirle simplemente a los pacientes que tienen que dejar de fumar, ya que vuelven a consumir tabaco, incluso si ya han sufrido un problema cardíaco.

El neumólogo Hugo Caballero coincidió en esta apreciación, al insistir en que el tabaquismo es una "enfermedad" y necesita propuestas alternativas.

El convenio marco busca que los países reduzcan en 30 % la prevalencia del consumo de tabaco en las personas mayores de 15 años para 2025 y  un 25 % las defunciones prematuras por enfermedades no transmisibles para ese año.

"En los diez años desde que entró en vigor el tratado, América ha avanzado considerablemente, pero no podemos bajar la guardia", señaló Anselm Hennis, director del Departamento de Enfermedades No Transmisibles y Salud Mental  de la OPS/OMS.

"Los Estados Partes tienen la obligación de seguir avanzando y cumplir con los mandatos del convenio marco, al tiempo que enfrentan nuevos retos, como el creciente uso de los vaporizadores", puntualizó.

Cada año, según la OPS, en América Latina se registran más de 730.000 infartos y hospitalizaciones por enfermedad cardíaca atribuidas al tabaquismo y más de 162.000 casos de cáncer al año han sido relacionados con su consumo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus