•   Washington, EE.UU  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Tras las elecciones primarias del martes, Hillary Clinton se halla más cerca de lograr la candidatura demócrata a la Presidencia de EE.UU. para medirse al virtual nominado republicano, Donald Trump, de cara a los comicios de noviembre.

Sin embargo, la senda de Clinton hacia la nominación presidencial se está presentando más empinada de lo previsto en la pugna que libra con su rival, el senador por Vermont autoproclamado "socialista democrático" Bernie Sanders.

La exsecretaria de Estado, que se postula como continuadora de las políticas del presidente Barack Obama, cedió en la noche del martes ante Sanders en las primarias de Oregón, donde el senador partía como favorito en un estado de población mayoritariamente blanca, un segmento del electorado muy proclive al legislador.

Por el contrario, Clinton, popular entre las minorías como los hispanos y los afroamericanos, batió a su adversario por muy estrecho margen en Kentucky, estado en el que las autoridades electorales la declararon vencedora "no oficial".

Como publicó ayer el diario especializado Politico, el triunfo de la exprimera dama sabe a "consuelo temporal" habida cuenta de que se trata de su única victoria en mayo, pues Sanders ha ganado tres de las últimas cuatro votaciones primarias demócratas.

"¡Hemos ganado Kentucky! Gracias a todos los que participaron. Unidos somos más fuertes", afirmó Clinton en su cuenta oficial de la red social Twitter, en alusión a las grietas que se han abierto en el Partido Demócrata durante el reñido proceso de primarias.

Sin cambios 

De cualquier manera, las votaciones del martes no cambian el panorama en cuanto al cómputo de delegados que deben designar al nominado demócrata a la Casa Blanca en la convención que el partido celebrará en julio próximo en Filadelfia.

Clinton cuenta con 2.291 delegados y necesita conseguir una mayoría de 2.383 para adjudicarse la candidatura, mientras que Sanders se encuentra muy a la zaga, con 1.528 delegados.

Salvo una catástrofe impensable a día de hoy, todo apunta a que la exsecretaria de Estado superará el umbral de los 2.383 delegados en el "supermartes" electoral del 7 de junio, cuando votarán seis estados.

  • 1,528 delegados ha logrado el también candidato demócrata Bernie Sanders. 

Todas las miradas se centrarán ese día en California, el estado con más delegados en liza (548) y donde las encuestas, de momento, favorecen a Clinton.

Desde California, Sanders arengó este martes a sus seguidores y, lejos de admitir que sus opciones de alcanzar los 2.383 delegados es misión casi imposible desde un punto de vista matemático, prometió luchar hasta el final.

"Hay mucha gente ahí fuera, muchos expertos y políticos, que dicen que Bernie Sanders debería retirarse. Bien, déjenme ser muy claro: estamos aquí hasta que se emita el último voto", subrayó el senador en un mitín electoral.

  • 2, 382 delegados es el número mágico que ambos candidatos necesitan para lograr la nominación del partido. 

"Sanders ha sido tratado muy mal", Trump

DEBATE• Seguidores de Sanders, muchos de ellos votantes jóvenes, provocaron altercados y profirieron amenazas en la reunión de Nevada en protesta por el reparto de delegados que elegirán el candidato presidencial.

La presidenta del Comité Nacional Demócrata, Debbie Wasserman, pidió civismo a las campañas del senador y la ex secretaria de Estado, aunque Sanders tildó de "sinsentido" las acusaciones contra sus simpatizantes.

  • 2, 291 delegados tiene en este momento la candidata Hillary Clinton, la favorita por el Partido Demócrata.

En el río revuelto de los demócratas quiso pescar ayerTrump, quien afirmó en su cuenta de Twitter que "Bernie Sanders ha sido tratado muy mal por los demócratas".

"El sistema está amañado contra él. Muchos de sus fans privados de derecho al voto están conmigo", agregó el magnate inmobiliario, en un nuevo intento de atraer para su causa adeptos del senador. Trump se impuso, ya sin rivales en el proceso republicano de primarias, en las votaciones que el partido celebró ayer en Oregón y acumula 1.160 delegados, a escasa distancia de los 1.237 necesarios para formalizar su candidatura a la Presidencia de EE.UU.

Mientras el multimillonario, que ha revolucionado la campaña con un lenguaje grosero, sexista, demagógico y ultranacionalista, centra su artillería en desprestigiar a Clinton, esta afronta dos batallas simultáneas: la disputa contra Sanders y contra el propio magnate.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus