•   El Cairo, Egipto  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Un avión de la compañía egipcia EgyptAir, que cubría la ruta París-El Cairo, se estrelló la madrugada de ayer en el mar Mediterráneo con 66 personas a bordo por causas todavía desconocidas, aunque las autoridades no descartan una acción terrorista y ven más probable que el siniestro se debiera a un atentado que a un fallo técnico.

El Airbus A320 desapareció de los radares a las 2.45 horas en Egipto, poco después de entrar en el espacio aéreo de esta país, y se precipitó a 280 kilómetros de la costa egipcia, donde comenzaron poco después y aun siguen las operaciones de rescate.

En esa zona, a unas 50 millas al sureste de la isla griega de Kárpatos, las fuerzas de rescate hallaron trozos de plástico que se cree que pertenecen al avión siniestrado, según anunciaron las autoridades griegas y las egipcias.

Según un comunicado de EgyptAir, las autoridades griegas han encontrado materiales flotantes que probablemente pertenezcan a los restos del avión, así como algunos chalecos salvavidas en el mar.

Todavía se desconocen la causas detrás del siniestro pero, tanto las autoridades egipcias como las francesas, que colaboran en las investigaciones, no descartan ninguna opción, tampoco la de un atentado terrorista.

Te interesa: Un avión de Egyptair vuela de París a El Cairo con familias de víctimas

El ministro de Aviación egipcio, Sharif Fathi, dijo en una rueda de prensa en El Cairo que la posibilidad de que una acción terrorista esté detrás del siniestro es más elevada que la de un fallo técnico, pero destacó repetidamente que estas solo son "suposiciones" y que aún es pronto para llegar a conclusiones.

Anteriormente, el presidente francés, François Hollande, tampoco descartó ninguna hipótesis, incluida la terrorista. 

Por su parte, el jefe del Servicio Federal de Seguridad (FSB, antiguo KGB), Alexandr Bórtnikov, afirmó hoy que todo apunta a que el siniestro fue un atentado.

De momento, no hay indicios que apunten a la hipótesis terrorista ni ningún grupo armado ha reivindicado un posible ataque, pero existe el antecedente del Airbus A321 de la compañía rusa MetroJet (Kogalymavia), que fue derribado por la rama egipcia del grupo terrorista Estado Islámico (EI) el pasado octubre.

El aparato se estrelló en la península egipcia del Sinaí con 224 personas a bordo y el grupo radical afirmó que consiguió colocar una bomba de fabricación casera en el interior del avión antes de que despegara del aeropuerto de Sharm al Sheij.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus