•   Belo Horizonte, Brasil  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La presidenta suspendida de Brasil, Dilma Rousseff, fue arropada hoy literalmente con banderas del país y del Partido de los Trabajadores (PT) que portaban activistas en Belo Horizonte, a los que les pidió resistencia para evitar que la democracia "sea herida".

"Agradezco a ustedes por el cariño y podemos tener la seguridad que nosotros vamos a resistir. No vamos a dejar que la democracia sea herida", declaró Rousseff al ser recibida con flores, carteles, mensajes de apoyo y abrazos por unos cerca de 600 activistas que se concentraron en una plaza pública del centro de Belo Horizonte.

Rousseff, quien fue separada del cargo durante 180 días para enfrentar en el Senado un juicio político con fines de destitución, participa este viernes en un encuentro con blogueros y los llamados 'activistas digitales' en Belo Horizonte, en su primer acto público desde que dejó el poder el pasado 12 de mayo.

"Les agradezco por esa energía y por eso quiero decirles que muchas gracias, queridos", manifestó Rousseff en su natal Belo Horizonte.

Los manifestantes se congregaron en la tarde de este viernes en la plaza Alfonso Arinos, en el centro de Belo Horizonte, en la que los partidarios de Rousseff portaban carteles con los letreros "Volta Dilma" (vuelve Dilma) y "Fica Dilma" (quédese Dilma).

Los cerca de 400 manifestantes, según la Policía Militar de la capital del suroriental estado de Minas Gerais, realizaron un acto de repudio contra el presidente interino, Michel Temer, y luego se desplazaron hasta la sede de la Fundación Nacional del Arte (Funarte), órgano del extinto Ministerio de Cultura.

La sede de la Funarte en Belo Horizonte es ocupada desde el pasado domingo por artistas que se manifiestan en contra de la pérdida de estatus de ministerio del área de la Cultura, que pasó con el Gobierno de Temer a ser una secretaría subordinada a la cartera de Educación.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus