•   México  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Iglesia Católica mexicana sugirió hoy que la reciente iniciativa presidencial para dar reconocimiento constitucional al matrimonio entre personas del mismo sexo obedeció a "la presión internacional", y expresó su extrañeza de que el Gobierno promueva los "falsos derechos" de los homosexuales.

El semanario Desde la Fe, órgano de la Arquidiócesis de México, aseguró en un editorial que la Iglesia "es la primera en defender todo lo que atañe a la dignidad y los derechos" de todas las personas, y subrayó que el catecismo católico pide la no discriminación ni marginación de los homosexuales.

Sin embargo, consideró que "habiendo tantos problemas que tienen de rodillas al país" como el narcotráfico, la violencia y la corrupción, "no es posible que el Gobierno ponga como prioridad legislar sobre falsos derechos, que no se sostienen desde una base antropológica y que minan los valores sociales y familiares sobre los que tradicionalmente se ha asentado la sociedad mexicana".

"Una pregunta se hace inevitable: ¿verdaderamente esta iniciativa es para beneficio de los mexicanos? Ronda más bien la sospecha de que obedece a la presión internacional de lobbies minoritarios que, con sorprendente éxito, han venido imponiendo su agenda en Occidente con la instrumentalización de la Organización de las Naciones Unidas", planteó.

Esos grupos, añadió, están "apoyados por inmensos capitales, los mismos que financian el crimen del aborto y otras atrocidades".

La publicación expresó también su preocupación porque el presidente Enrique Peña Nieto "haya instruido a la Secretaría de Educación Pública para que introduzca en la educación de los niños la destructiva y perversa ideología de género".

"Pero provoca un mayor asombro la instrucción que el presidente de la República dio a la Secretaría de Relaciones Exteriores para que México forme parte del Grupo Núcleo sobre las Personas Homosexuales, Lesbianas, Bisexuales, Transgénero, o Intersexuales de la ONU, y desde ahí promueva sus falsos derechos a escala internacional", añadió.

El pasado 18 de mayo, la Conferencia del Episcopado Mexicano ya había expresado en un boletín la posición de la Iglesia en el sentido de que las uniones entre parejas del mismo sexo no cumplen una "función social plena" y no pueden compararse con un matrimonio heterosexual.

Para el Episcopado, resulta problemático que una sociedad "no advierta con claridad que solo la unión exclusiva e indisoluble entre un varón y una mujer cumple una función social plena" por ser capaz de dar un "compromiso estable" y "hacer posible la fecundidad".

Un día antes, el presidente Peña Nieto firmó una iniciativa para que el matrimonio homosexual sea reconocido en la Constitución, la cual para entrar en vigor deberá ser aprobada por el Legislativo federal y la mayoría de los Congresos de los estados del país. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus