AFP
  •   Ciudad del Vaticano  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El papa Francisco se reunió el sábado con niños, cuyos padres migrantes murieron durante la travesía en barco hacia Europa, al final de una semana trágica en el Mediterráneo.

"Quiero pedir al papa que rece por mi familia, que ahora está en el cielo, y por mis amigos, que murieron en el agua y también están en el cielo", demandó Siander, un adolescente nigeriano.

Los menores migrantes y jóvenes italianos se presentaron ante Francisco con dibujos en los que mostraban los peligros del mar y dejaron decenas de globos blancos en el Vaticano.

El pontífice, de 79 años, mostró a los niños un chaleco salvavidas que, según dijo, le había entregado un miembro de los equipos de salvamento y que pertenecía a una chica que se había ahogado en el mar.

"Me trajo este salvavidas y me dijo llorando: Padre, he fallado. Había una chica, en las olas, pero no pude salvarla. Todo lo que queda es su salvavidas".

"No quiero haceros mal, pero sois valientes y sabéis la verdad. Están en peligro: muchos niños están en peligro", dijo el papa a los menores, sentados en el suelo a su alrededor.

"Pensad en esa chica. ¿Cómo se llamaba? Yo no lo sé: una niña sin nombre. Cada uno de vosotros debéis darle el nombre que prefiráis. Ahora ella está en el cielo y vela por nosotros", añadió.

Unas 12,000 personas han sido rescatadas en alta mar ante las costas libias esta semana.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus