•   Lisboa, Portugal  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Las redes de narcotraficantes utilizan gran variedad de métodos y rutas para transportar la cocaína desde América Latina hasta Europa, con Brasil cada vez más consolidado como un puerto de salida relevante.

Ésta es una de las conclusiones del estudio, "El tráfico de cocaína a Europa", elaborado por el Observatorio Europeo de Drogas y Toxicomanías (OEDT) y divulgado hoy, en el que se analiza el itinerario que sigue la droga hasta su llegada al continente.

Los expertos recuerdan que la producción de cocaína tiene lugar "casi exclusivamente" en tres países sudamericanos: Bolivia, Colombia y Perú. No obstante, los laboratorios en los que se procesa también han sido detectados en otros de su entorno y en otras partes del mundo, incluyendo Europa.

El informe apunta a que la cocaína se traslada a Europa por aire y mar, aunque esta segunda vía es aparentemente la más usada, ya que entre 2011 y 2013 representó casi dos tercios de las incautaciones.

"La cocaína es embarcada desde América Latina hasta Europa en navíos que salen de Brasil y otros países, como Ecuador y Venezuela. El creciente uso de Brasil como punto de salida refleja la cada vez mayor importancia de Bolivia y Perú como fuente de la cocaína embarcada con dirección a Europa", reza el documento.

En el capítulo de puntos de partida, alerta de la creciente importancia de Venezuela, cita el Cono Sur -particularmente Argentina-, y advierte de que Colombia seguirá siendo "un punto importante de salida para el traslado por vía marítima de la cocaína" con dirección al Viejo Continente.

Sobre las rutas, el análisis del OEDT revela que los envíos de cocaína a Europa no suelen ser directos y transitan por "dos áreas principalmente": por la zona del Caribe y por África Occidental.

Del lado del Caribe, República Dominicana y Jamaica son los focos más importantes, pese a que las operaciones policiales "han empujado a los traficantes a utilizar la zona oriental" de la región.

"El aparente aumento del uso de la ruta caribeña puede ser un reflejo de las fuertes medidas (legales y policiales) aplicadas en México y América Central", según los expertos.

Desde el Caribe, la cocaína es habitualmente trasladada a Europa bien por mar, a través del archipiélago luso de Azores, bien por vía aérea "tanto con vuelos directos como con diferentes escalas".

La otra ruta más usada incluye países del África Occidental, así como las islas de Cabo Verde, Madeira y Canarias, aunque en estas últimas se ha registrado "una reducción de las incautaciones".

Desde el continente africano, la droga se envía a Europa por tierra, mar o aire. De hecho, los traficantes aprovechan las rutas que ya existen para trasladar el cannabis en el Norte de África.

Los principales puertos de entrada de la cocaína son España, Portugal, Holanda y Bélgica, de acuerdo con el Observatorio.

Sobre los métodos de transporte, el estudio recuerda que los narcotraficantes utilizan desde yates privados hasta contenedores en navíos mercantes, lo que dificulta su detección.

Además, innovan continuamente a la hora de camuflar la droga, incorporándola a plásticos y otros materiales para que no se perciba a primera vista, lo que requiere después de un tratamiento químico para "recuperar" su forma original.

Intentan camuflarla cada vez más en envíos de bienes perecederos, con el objetivo de pasar por los puertos de forma más rápida.

La cocaína transportada por vía aérea llega a través de aviones privados o de personas físicas en vuelos comerciales.

Pese a que la cantidad transportada es sensiblemente menor que cuando se usa la vía marítima, el elevado número de decomisos confirman que es un método muy utilizado.

La droga, en estos casos, suele estar camuflada en el equipaje, aunque también hay ejemplos de "correos" que la llevan pegada en su cuerpo, que la ingieren o que incluso se sometieron a una operación para esconderla en implantes mamarios.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus