AFP
  •   Jerusalén  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Benjamin Netanyahu, a la cabeza del nuevo gobierno más derechista de la historia de Israel, dijo estar dispuesto a revisar una antigua iniciativa árabe de paz con los palestinos, dejando perplejos a los analistas sobre sus intenciones.

Netanyahu finalizó el lunes, después de numerosas trabas, la formación de un nuevo gobierno amplio con la entrada del ultranacionalista Avigdor Lieberman como nuevo ministro de Defensa, encargado de supervisar la acción de las Fuerzas Armadas en los Territorios Palestinos ocupados.

Netanyahu y Lieberman han luchado por disipar todas las dudas ante la entrada en el gobierno de este político conocido por su discurso antiárabe y su populismo belicoso.

Ambos reiteraron su compromiso de crear una "solución de dos Estados" - la formación de un Estado palestino que coexistiría en paz con Israel, mientras que las negociaciones de paz están en punto muerto desde 2014.

"Mi compromiso de paz con los palestinos y todos nuestros vecinos sigue siendo el mismo" declaró Netanyahu, que volvió a plantear ese plan de paz propuesto por la Liga Árabe en 2002, aunque advirtiendo que debería ser revisado tomando en cuenta las evoluciones que ha habido desde entonces en la región.

Oportunidad

Estas declaraciones, así como la referencia a una declaración inesperada del presidente egipcio Abdel Fatah al Sisi, que pedía a los israelíes y palestinos aprovechar una "verdadera oportunidad" para poner fin al conflicto, suscitaron conjeturas por parte de los expertos. ¿Los israelíes, egipcios, árabes y otros actores llevan a cabo un plan oculto para salir del atolladero?

Diplomáticos y expertos consultados por la AFP dicen que no tienen conocimiento de tal iniciativa y se preguntan si Netanyahu no está en realidad intentando ganar tiempo.

'Eludir la iniciativa francesa'

Algunos especulan sobre si la inesperada declaración de Sisi, presidente del primer país árabe que firmó la paz con Israel en 1979, podría haber sido una maniobra para convencer a los laboristas israelíes cuando estaban negociando su entrada en el gobierno de Netanyahu. Estas conversaciones fracasaron en beneficio de Lieberman.

"En el despacho del primer ministro estamos preocupados", dijo Jonathan Rynhold -del Centro Begin Sadat de Estudios Estratégicos-.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus