•   El Cairo  |
  •  |
  •  |
  • AFP

Un navío de la Marina francesa captó "señales que provienen probablemente" de una de las cajas negras del avión de EgyptAir que se estrelló el 19 de mayo en el Mediterráneo con 66 personas a bordo, anunciaron este miércoles las autoridades egipcias.

Sin embargo, habrá que esperar una semana antes de la llegada de otro barco equipado para sacar a la superficie la caja negra, precisó el ministerio de la Aviación civil en un comunicado.

"Los equipos de búsqueda de un navío de la Marina francesa, el Laplace, captaron señales que provienen probablemente de una de las dos cajas negras" del avión, dijo el ministerio egipcio.

El Laplace, un navío de la Marina Francesa que llegó este martes a la zona del accidente para participar en la búsqueda, detectó la "señal de una baliza de una caja negra", indicó la Oficina de Investigación y Análisis (BEA) francesa, después de un previo anuncio parecido pero más prudente de las autoridades egipcias.

El buque francés está equipado con tres aparatos sumergibles (Detector-6000) de la empresa francesa Alseamar, capaces de captar señales de cajas negras hasta 4.000 y 5.000 metros de profundidad.

"El hallazgo de esta señal es un primer paso", señaló el director del BEA, Rémi Jouty, en un comunicado.

Su localización ha sido posible "a partir del análisis de datos de radar disponibles y de la señal de emergencia de la baliza que han permitido definir una zona de búsqueda prioritaria y los medios necesarios. Este trabajo ha sido efectuado en estrecha colaboración con las autoridades egipcias", añadió Jouty.

El ministro de Aviación Civil egipcio advirtió que habrá que esperar una semana antes de la llegada de otro barco con el equipo adecuado para sacar a la superficie la o las cajas negras.

Un buque de la empresa Deep Ocean Search (DOS), el John Lethbridge, equipado con un robot que permite repescar las cajas negras, llegará a la zona del siniestro el 10 de junio.

'Multiplicar los esfuerzos'

Cuarenta egipcios, entre ellos el personal de vuelo, y 15 franceses se encontraban a bordo del vuelo MS804 de EgyptAir. Entre las víctimas figuran además dos iraquíes, dos canadienses, así como ciudadanos de Argelia, Bélgica, Reino Unido, Chad, Portugal, Arabia Saudita y Sudán.

La hipótesis del atentado, inicialmente manejada por Egipto, cedió terreno a la del incidente técnico. El aparato emitió dos alertas automáticas dos minutos antes de la caída, señalando humo dentro de la cabina de los pilotos y un fallo en el ordenador que gestiona los comandos.

"El Laplace intenta localizar las cajas negras a la espera del navío de DOS, equipado para detectar los 'pings' (eco sonar) en aguas muy profundas pero sobre todo con robots capaces de descender hasta 6,000 metros para recuperarlas", aseguró el domingo a la AFP una fuente próxima a la investigación.

Esta fuente hablaba de una profundidad de cerca de 3,000 metros en la zona de búsqueda, a unos 290 km al norte de la costa egipcia.

Ademas de tres investigadores franceses de la BEA enviados a El Cairo junto a un experto del Airbus para participar en la investigación sobre las causas del accidente, dos miembros del BEA se encuentran a bordo del Laplace, según el gobierno francés.

Inmediatamente después del siniestro del vuelo entre París y El Cairo, el gobierno egipcio, pero también la mayoría de los expertos, se inclinaron por la tesis del atentado, después de que el grupo yihadista Estado Islámico (EI) reivindicara el atentado con bomba en octubre de 2015 en un avión de turistas rusos poco después del despegue de la estación balnearia egipcia Sharm el Sheij que mató a 224 personas.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus