•   Washington, EE.UU  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los aspirantes a la nominación presidencial demócrata, Hillary Clinton y Bernie Sanders, se medirán mañana, martes, en media docena de estados de EE.UU. durante la recta final de las elecciones primarias, mientras el virtual nominado republicano Donald Trump ya saborea el éxito. La etapa de primarias llegará prácticamente a su fin el próximo martes, cuando celebran elecciones California, Montana, Nueva Jersey, Nuevo México, Dakota del Norte y Dakota del Sur.     

Los comicios demócratas del 14 de junio en el Distrito de Columbia pondrán el broche de oro al agitado periodo de primarias, pero la jornada del martes es crucial para las elecciones presidenciales pues se reparten 303 delegados en el bando republicano y 806, entre los demócratas. Las opciones de Sanders para ser el candidato demócrata son casi cero, teniendo en cuenta que la exsecretaria de Estado está a apenas 60 delegados de cruzar los 2,383 necesarios para convertirse oficialmente en la nominada por su partido para las elecciones presidenciales de noviembre.     

No obstante, tanto Sanders como Clinton han incrementado sus esfuerzos en California, conocida como el "estado Dorado" y que el martes reparte de forma proporcional 546 delegados encargados de designar de manera oficial al candidato demócrata en la convención que se celebrará en julio en Filadelfia (Pensilvania). En la última semana, Sanders, senador independiente por Vermont, ha recortado casi 10 puntos a Clinton que aglutina el 47.7% del apoyo de la opinión pública de California frente al 43% del respaldo que recibe el legislador, según la web Real Clear Politics, que confecciona un promedio diario de los principales sondeos. En California, donde hay en juego 172 delegados republicanos, Trump se enfrenta a un estado con un 40% de población hispana, minoría en la que ha concentrado sus ataques. Durante la campaña, Trump ha repetido que quiere ganar en las elecciones presidenciales de estados en los que los republicanos no triunfan desde la década de los 80, como Oregón, Nueva York y la propia California, donde el último presidencial republicano en ganar fue George H.W. Bush en 1988.

Ánimos caldeando 

Los discursos de Trump en California han aparecido en televisiones y portadas de periódicos por episodios de violencia como el registrado la semana pasada en San José, donde hubo varios arrestos tras una batalla campal, en la que se lanzaron puñetazos, botellas y huevos contra simpatizantes del magnate.  Ese rechazo visceral contra Trump puede traducirse en poca participación electoral tanto en California como en Nuevo México, otro estado con una importante proporción de hispanos y en donde el magnate insultó a la republicana Susana Martínez, la primera mujer latina gobernadora de todo el país. 

Distribución 

Nuevo México reparte 24 delegados entre los republicanos y 43 entre los demócratas. Según Real Clear Politics, la última encuesta sobre los comicios llevada a cabo en Nuevo México se efectuó en febrero y mostró a Clinton 14 puntos por encima de Sanders, aunque es poco significativa porque mucho ha cambiado en la carrera demócrata desde entonces.    

Por otro lado, en Nueva Jersey se reparten 51 delegados republicanos, 142 delegados demócratas y podría ser el lugar donde Clinton cruce la barrera de los 2,383 delegados para convertirse en la virtual nominada demócrata, según la web especializada en política y elecciones Five Thirty Eight. Nueva Jersey (costa este de EE.UU.) reparte menos delegados que California (costa oeste), pero las urnas cierran antes y si Clinton consigue suficientes votos podría hacerse con la victoria al principio de la noche. Clinton conseguirá el martes los delegados necesarios para la nominación, pero Sanders prometió seguir dando la batalla hasta la convención de julio y tiene la esperanza de ganar en California, el premio gordo de la noche, así como en Montana, Dakota del Norte y Dakota del Sur, que reparten en total 75 delegados demócratas.  Dakota del Norte celebrará caucus (asambleas populares) para los demócratas, mientras que los republicanos no votarán en esta región y permitirán que sus 28 delegados estatales acudan con la posibilidad de votar a quién quieran en la convención nacional de julio en Cleverland (Ohio).      

El periodo de primarias, que comenzó en febrero en Iowa y Nuevo Hampshire, es especialmente largo para los demócratas en comparación con 2008, cuando el ahora presidente Barack Obama se aseguró la nominación el 3 de junio, venciendo a Hillary Clinton.         

En el bando republicano Trump aseguró su nominación el 26 de mayo, casi la misma fecha en la que Mitt Rommney logró el 29 de mayo de 2012 la candidatura republicana.       

Trump saborea una nominación segura, pero se enfrenta al desafío de unir a su partido para recuperar la Casa Blanca y conservar la mayoría en el Congreso, donde legisladores tan importantes como el senador por Arizona John McCain temen perder su escaño por las propuestas xenófobas del magnate.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus