•   Washington, EE.UU  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La exsecretaria de Estado Hillary Clinton intenta convertirse hoy, martes, ante las cruciales elecciones primarias en la virtual candidata demócrata a la Casa Blanca para enfrentarse al republicano Donald Trump en los comicios presidenciales de noviembre en EE.UU.

La batalla de Clinton con el senador por Vermont Bernie Sanders para conseguir la nominación del Partido Demócrata a la Presidencia se libra en seis estados: California, Montana, Nueva Jersey, Nuevo México, Dakota del Sur y Dakota del Norte.

La ex primera dama afronta esa maratoniana jornada electoral, que marca prácticamente la recta final del largo proceso de votaciones primarias que empezó el pasado febrero, con el objetivo de adjudicarse de forma oficiosa la candidatura a la Casa Blanca.

Menos de treinta delegados separan a Clinton --que acumula 2,357-- de los 2,380 necesarios para alcanzar la nominación, que esos compromisarios harán oficial en la Convención Nacional Demócrata que se celebrará en julio en Filadelfia (Pensilvania).

La exsecretaria de Estado, que lleva camino de hacer historia como la primera mujer de un gran partido que logra la candidatura presidencial en EE.UU., encara la cita del martes tras vencer el pasado fin de semana en los caucus (asambleas populares) de las Islas Vírgenes y las primarias de Puerto Rico.

Victoria en Puerto Rico 

"¡Acabamos de ganar Puerto Rico! ¡Gracias a la Isla del Encanto por esta victoria!", afirmó a última hora del domingo, en su cuenta de la red social Twitter, Clinton, quien quiere despejar cuanto antes la incógnita de la nominación demócrata para centrarse en el magnate Donald Trump, virtual candidato presidencial republicano. Todas las miradas estarán puestas este martes en California, el estado con más delegados en juego (548) y donde tanto la exsecretaria de Estado como Sanders tienen hoy programados mítines para captar tantos votos como sea posible.

Las últimas encuestas dan a la ex primera dama una ventaja de solo dos puntos sobre el senador autoproclamado "demócrata socialista", que casi no tiene opciones de hacerse con la nominación presidencial, pero se resiste con tozudez a tirar la toalla.

Sanders hasta el final 

Según el diario especializado en información política "The Hill", Sanders, que cuenta con 1,566 delegados, tendrá que ganar más del 65 por ciento de los más de 700 delegados en juego este martes para inquietar a Clinton, un escenario nada realista.

¡Acabamos de ganar Puerto Rico! ¡Gracias a la Isla del Encanto por esta victoria!". Hillar Clinton, precandidata demócrata a la Casa Blanca.

Preguntado el domingo por la prensa en California si no tiene intención de dar su brazo a torcer hasta la Convención Nacional Demócrata, Sanders, que ha intensificado sus ataques a Clinton en la última semana, contestó con un rotundo "absolutamente".

El senador, popular entre votantes jóvenes y blancos, fía su suerte a una posible victoria contra pronóstico en California y a persuadir a los llamados "superdelegados" para que le apoyen en la convención. A diferencia de los delegados, miembros del partido que acuden a la convención con su voto ya definido por la decisión popular de las primarias, los "superdelegados" no tienen el voto atado a ningún candidato y pueden mudar de opinión en cualquier momento.

Parece, en cualquier caso, una vía muy complicada, ya que Clinton tiene el respaldo de más de 500 "superdelegados" que le han avalado de manera abrumadora, y Sanders cuenta con menos de 50.

Unir al partido 

Frente al empecinamiento del senador, la ex primera dama, con gran predicamento entre minorías como la hispana o la afroamericana, aboga por unir al fragmentado Partido Demócrata.

"Después del martes, voy a hacer todo lo que pueda (...) para intentar unificar al Partido Demócrata. Y espero que el senador Sanders haga lo mismo", declaró Clinton a la cadena CNN.

"Nos uniremos y nos prepararemos para ir a la convención de manera unificada, a fin de presentar nuestros argumentos, salir de la convención y acudir a las elecciones generales para derrotar a Donald Trump", añadió la aspirante demócrata.

Mucho más tranquilo se presenta el martes para Trump, cuyo partido celebra primarias en cinco estados, si bien el magnate inmobiliario carece de rivales desde hace un mes y tiene en el bolsillo la candidatura presidencial a la espera del aval oficial de la Convención Nacional Republicana en julio en Cleveland (Ohio).

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus