EFE
  •   Caracas, Venezuela  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Los representantes de los países de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA-TCP) se reunieron ayer en Caracas para crear "estrategias en común para la defensa de la región" y cerrar filas con Venezuela en un momento en el que, asegura, está siendo amenazada por fuerzas extranjeras.

El ministro de la Presidencia de Bolivia, Juan Ramón Quintana, rechazó cualquier "acto contra la democracia venezolana, contra el pueblo venezolano, venga de donde venga", y ratificó el respaldo de su Gobierno al país petrolero durante su intervención en el V Consejo Político del bloque.  "Están allanando el camino hacia la intervención de fuerzas extranjeras", dijo en la reunión celebrada en la sede de la Cancillería venezolana.

El ministro boliviano aseguró que la región se enfrenta a "nuevas formas de dominio imperial" del que, dijo, se tienen "pocos conocimientos" y de las que forma parte esta acción de la secretaría general de la OEA contra Venezuela.

"Estamos acá para expresar nuestro apoyo incondicional, firme, vigoroso, a la lucha descomunal que está librando el pueblo de Venezuela, y expresamos ese sentimiento desde la más profunda indignación", agregó.

Por su parte el canciller cubano, Bruno Rodríguez, expresó "firme, plena, irrestricta solidaridad con la revolución bolivariana y chavista, con el presidente (de Venezuela) Nicolás Maduro que enfrenta la agresión del imperialismo y la desestabilización de la derecha golpista", dijo en el encuentro.

A la reunión encabezada por la canciller venezolana, Delcy Rodríguez, acudieron también el primer ministro de San Vicente y las Granadinas, Ralph Gonsalves; los cancilleres de Ecuador, Guillaume Long; de Dominica, Francine Baron y el vicecanciller de Exterior de Nicaragua, Denis Moncada.

Asimismo participó el ministro de Desarrollo Económico de Granada, Oliver Joseph, y el ministro de Energía de Antigua y Barbuda, Asot Michael.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus