•   Washington, EE.UU  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aseguró ayer que no existen pruebas claras para afirmar que la matanza perpetrada este domingo en Orlando (Florida) estuviera "dirigida" por extremistas ni que formara parte de un plan terrorista de mayor escala.

Así lo aseguró el mandatario tras reunirse con su equipo de seguridad nacional en la Casa Blanca para conocer los últimos avances de la masacre, en la que fallecieron 49 personas.

Obama aseguró que las investigaciones, centradas en el ataque como "un acto de terrorismo", aún no han determinado cuáles fueron las motivaciones del presunto autor de la matanza, pero dijo que según los datos recabados se trata de un caso de "terrorismo doméstico".

"El tiroteador estaba inspirado por información muy extremista a través de internet", aseguró el mandatario, que comparó la situación con lo ocurrido en San Bernardino (California) a finales del pasado año, cuando una pareja también influenciada por esta ideología acabó con la vida de 14 personas e hirió a otras 22.

Radicalizado

El presunto autor de los hechos, Omar Seddique Mateen, nacido en Nueva York hace 29 años y muerto la madrugada del domingo por disparos de la Policía, juró lealtad al grupo terrorista Estado Islámico (EI) en sus conversaciones telefónicas con los negociadores policiales durante las tres horas que permaneció dentro del club nocturno con una treintena de rehenes, según informó hoy la Policía.

"Aunque luchemos contra el Estado Islámico (EI) y otras  organizaciones extremistas en el extranjero, e interrumpamos complots (terroristas), uno de los mayores retos que vamos a tener es esta propaganda que le llega a individuos que terminan motivados para entrar en acción", consideró.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus