•   Londres, Inglaterra  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Los niños que se encuentran en campos de refugiados en el norte de Francia sufren abusos sexuales y son obligados a realizar trabajos forzados de manera cotidiana, denunció el UNICEF en un informe divulgado hoy.

En el documento, elaborado por los comités francés y británico del Fondo UNICEF de la ONU, se recogen también episodios de menores que llegan solos a campos como los de Calais y Dunkirk y a los que se obliga a cometer delitos.

El informe documenta violaciones a niños y niñas, casos en los que los menores acceden a intercambiar favores sexuales por promesas de un pasaje al Reino Unido, y otros en los que se les utiliza como esclavos para saldar deudas.

Muchos de esos menores buscan reunirse con familiares que ya se encuentran en el Reino Unido, tras haber escapado de la guerra, la pobreza o la persecución en sus países.

El UNICEF entrevistó a 60 menores no acompañados de entre 11 y 17 años, procedentes de países como Afganistán, Eritrea, Irán o Siria, que vivieron en campos de la costa francesa entre enero y abril de 2016.

Traficantes piden sumas exageradas

Según el informe, para alcanzar Francia, las sumas de dinero que estos refugiados deben pagar oscilan entre los 2,700 y los 10,000 euros, mientras que, para cruzar el canal de la Mancha hacia el condado británico de Kent, los traficantes cobran ahora unos 6,900 euros por persona.

La mayoría de traficantes piden "una cuota de entrada" para permitir que los menores se queden en los campos y, a aquellos que no pueden pagarla, les obligan a realizar trabajos como vender comida en un mercado nocturno en el llamado campo de la "Jungla" de Calais.

"El primer ministro británico (David Cameron) dice que los menores no acompañados deberían ser traídos al Reino Unido si tienen familiares aquí y, sin embargo, los casos de estos niños se mueven con demasiada lentitud", denunció en el informe la subdirectora ejecutiva de UNICEF Reino Unido, Lily Caprani.

Caprani dijo que el UNICEF tiene constancia de "al menos 157 menores (que siguen) en Calais (y que cuentan) con el derecho legal de estar con su familia en el Reino Unido".

"Cuanto más tengan que esperar estos niños, más desesperados se volverán y será más probable que arriesguen sus vidas, para llegar hasta su familia, huyendo de las condiciones terribles de los campos", alertó esta responsable.

El director general de UNICEF Francia, Sebastien Lyon, dijo que "la creación de espacios de protección, dándoles información en su idioma y adaptada a su edad, es primordial para todos los niños solos que van a seguir llegando a (los campos de refugiados en) Francia".

Según la organización humanitaria, el pasado marzo había 500 menores solos en los campos de Calais y Dunkirk y, aunque la media de estancia de cada menor en esos lugares es de cinco meses, algunos niños han llegado a permanecer allí hasta nueve meses.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus