•   Londres, Inglaterra  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La campaña del referendo británico sobre la Unión Europea vivió ayer sus últimas horas con los partidarios de la ruptura en ligera ventaja en los sondeos, pero con todo pendiente de los indecisos.

Dos nuevos sondeos sobre el referendo británico de la Unión Europea difundidos este miércoles dieron a los partidarios de romper con Bruselas una pequeña ventaja, un día antes de la votación.

El sondeo del instituto Opinium, elaborado entre 3,011 británicos consultados por internet, da un 45% de intenciones de voto al brexit, 44% para los pro-UE, un 9% de indecisos y 2% que no quisieron responder. El segundo sondeo, de TNS, da un 43% a los probrexit, un 41% a los pro-UE y un 16% de indecisos.

"En una carrera tan reñida como esta, el nivel de participación de los diferentes grupos demográficos será decisivo a la hora de determinar el resultado", dijo Luke Taylor, de TNS, augurando que una alta participación de los jóvenes daría más posibilidades a los pro-UE.

El primer ministro conservador, David Cameron, cuya apuesta personal por convocar el referéndum y defender a la UE podría costarle el cargo en caso de derrota, recordó una vez más que la decisión sería "irreversible", en una entrevista con la BBC.

Y rebatió uno de los principales argumentos de los partidarios del brexit (salida). "La idea de que no somos independientes no es cierta", aseguró.

Los centros electorales se abrirán a las 7H00 (6H00 GMT) y cerrarán a las 22H00. Los resultados no se conocerán hasta bien entrada la madrugada del viernes, o primera hora de la mañana, y la participación dará una pista sobre el resultado.

El profesor de política en la universidad inglesa de Essex, Paul Whiteley, dijo a la AFP que la participación "será razonablemente alta", comparable a las de las elecciones generales (66%), pero por debajo del referendo escocés (85%). "Eso significa una ventaja para los partidarios de la permanencia", añadió.

En las últimas horas de campaña, hubo nuevas adhesiones de celebridades a la causa europeísta, como las de la banda de rock irlandesa U2, el actor británico Daniel Craig, conocido por su papel de James Bond, y otro irlandés, el actor Liam Neeson.

"No os vayáis, os echaríamos de menos", escribió U2. "Europa sin Gran Bretaña nos parece inimaginable".

Piden creer en el país

En el otro extremo, el exalcalde de Londres Boris Johnson, primera espada del brexit, inició al amanecer, en un mercado de Londres, una última jornada de campaña frenética.

"Estamos en las últimas 24 horas. Es un momento crucial, mucha gente estará tomando su decisión y espero que crean en su país, que crean en lo que hacemos", dijo en el mercado de pescado de Billingsgate.

Nunca antes un país abandonó la Unión Europea desde el nacimiento del proyecto europeo en los años 1950, cuando todavía humeaban los escombros de la Segunda Guerra Mundial y la mitad del continente vivía en dictaduras, y hasta ahora, que engloba a 28 países democráticos.

El Reino Unido se sumó a ella en 1973, pero ya en 1975 celebró un primer referendo para acallar a los euroescépticos, con victoria de la permanencia. El jueves afronta otro, que difícilmente zanjará el debate.

De acuerdo con lo oído durante la campaña, la salida británica podría hundir la libra y las bolsas, propiciar el abandono de otros países, acabar con la carrera política de David Cameron, atizar las demandas de los independentistas escoceses y de los republicanos norirlandeses, y dejar en el limbo a millones de inmigrantes europeos en el Reino Unido y de británicos en la UE.

Para quienes la desean, sin embargo, la ruptura con Bruselas permitiría al Reino Unido reverdecer laureles, devolverle a su ámbito natural, el mundo anglosajón, frenar la inmigración y, usando su mantra, "recuperar el control del país".

Nada que ofrecer

En cualquier caso, avisó el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, no habrá más concesiones al Reino Unido después del referendo.

"Los políticos y electores británicos tienen que saber que no habrá ningún tipo de renegociación", expresó Juncker. Cameron "obtuvo lo máximo que podía recibir, dimos lo máximo que podíamos dar".

Los dirigentes de más de la mitad de las 100 principales empresas británicas pidieron en The Times el voto a favor de la Unión Europea, al considerar que la salida provocaría "un choque económico" especialmente doloroso para las pequeñas empresas.

El ex primer ministro conservador John Major, pro-UE, acusó a los líderes del brexit de "enterradores" de la prosperidad británica y defendió a la inmigración, muy vilipendiada durante la campaña.

Más de cien personalidades de ambos campos se reunirán en un plató de la televisión Channel 4 por la noche para discutir sobre el referendo.

Entre ellas estará el líder del UKIP (Partido para la Independencia del Reino Unido), Nigel Farage, cuya oposición feroz a la inmigración fue relacionada con el asesinato de la diputada laborista y europeísta Jo Cox, el pasado 16 de junio.

Su muerte frenó el ascenso de brexit en los sondeos. Su marido Darren Cox refirió el martes a la BBC que fue asesinada "por sus posiciones políticas".

Escocia advierte

La ministra principal escocesa, Nicola Sturgeon, afirmó ayer que trabajará para que Escocia pueda expresar su propia "voz" en Europa, en caso de que el conjunto del Reino Unido vote por abandonar la Unión Europea (UE).

Si se produce el "brexit", será "vital" que "la voz de Escocia sea escuchada directamente, que Escocia hable directamente con sus aliados europeos sobre cómo proteger su lugar en Europa y el mercado único", reveló.

Sturgeon defendió el voto por continuar en el grupo de los Veintiocho en el último día de una campaña en la que ha advertido de que la ruptura de lazos con Bruselas podría desencadenar una segunda consulta sobre la independencia de Escocia.

Las últimas encuestas predicen que la opción de seguir en la UE ganará por un amplio margen mañana en Escocia  con el 54 % de los votos, frente al 30 %, según un sondeo de YouGov publicado la semana pasada.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus