AFP
  •   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Entre las ansias por un cambio y el miedo a la incertidumbre, los españoles debatían este sábado su voto en las elecciones legislativas del domingo que se plantean como un pulso entre los conservadores de Mariano Rajoy y la izquierda radical.

Los comicios llegan tras varios meses de parálisis política y duras peleas entre los diferentes partidos que, tras las igualadas elecciones de diciembre, fueron incapaces de pactar un Gobierno y arrastraron a los ciudadanos de nuevo a las urnas, menos de 200 días mas tarde.

Celebrados a comienzos del verano, con algunos españoles y sus hijos ya de vacaciones, algunos sondeos apuntan a una notable abstención de los electores, cansados de las luchas partidistas de sus representantes.

“Esta vez no votaré. Lo hice en diciembre y ellos [los políticos] no hicieron sus deberes”, dice Mónica Aranda, una economista de 27 años de Bilbao (norte) que disfruta de una semana de reposo en la costa mediterránea de Alicante (sureste).