•   Madrid, España  |
  •  |
  •  |
  • EFE

Decenas de miles de personas, más de un millón según los organizadores, se manifestaron hoy en Madrid reclamando una igualdad real de derechos entre las personas sin importar su identidad de género y, especialmente, pidieron que la bisexualidad se haga visible.

En un ambiente festivo y reivindicativo, la marcha homenajeó también con la pancarta "One pulse. Orlando strong" a las 49 víctimas mortales de la matanza del pasado 12 de junio en un bar gay de Orlando (EE.UU.), poniendo de manifiesto la discriminación y el odio que "todavía sufre el colectivo LGTBI en muchas naciones del planeta".

"Con amor aliviamos un mundo tan poblado", "Mis derechos y mi libertad protegen los tuyos" o "Amar no es delito" eran algunos de los lemas de las pancartas que portaban los participantes, que recorrían el trayecto de la marcha entre la treintena de coloristas carrozas que participaron o las bandas de música que amenizaban la calurosa tarde madrileña.

Y, por primera vez, esta madrileña marcha del Orgullo Gay contó con dos pancartas en la cabecera, una para reclamar "Leyes por la igualdad, ¡ya!" y otra para reivindicar que 2016 es el Año de la Visibilidad Bisexual en la Diversidad.

Pero más allá de reivindicaciones, Madrid vivió una fiesta, llena de globos y de los disfraces más variopintos, desde indios a marineros, pasando por cabareteras o batman con faldas flamencas que bailaban al ritmo de ABBA, Alaska y Dinarama, Marta Sánchez y canciones latinas.

Decenas de miles de personas que desde España y el extranjero se volcaron a favor del colectivo LGTB y que aliviaron el calor -se alcanzaron los 37 grados- con pistolas de agua, que fueron el complemente por excelencia en los disfraces de los participantes.

Una multitudinaria fiesta con la que Madrid quería demostrar que está preparada para acoger el próximo año la marcha del orgullo gay a nivel internacional, la World Pride 2017.

"Soy la alcaldesa de la ciudad más grande del Orgullo" fue la frase con la que la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, recibió a los manifestantes en la madrileña plaza de Colón.

Carmena pidió luchar contra la intolerancia en unos momentos en los que preocupan los "brotes pequeños de homofobia" que se han producido recientemente.

Y para el año próximo resaltó que el "reto enorme" es que detrás del Ayuntamiento y de la Comunidad de Madrid esté "toda España" para que el día del Orgullo Mundial sea "algo único".

Carmena, junto al presidente de Cogam (Colectivo de lesbianas, gais, transexuales y bisexuales de Madrid), Jesús Grande, y Jesús Generelo, presidente de la FELGTB (Federación estatal de lesbianas, gais, transexuales y bisexuales), dieron la bienvenida a las miles de personas, convocadas por unas cuarenta asociaciones y una treintena de entidades.

Una recepción que llevó los momentos más serios de la tarde, con la lectura de las reclamaciones LGTB desde altavoces: aprobación urgente de una ley integral de transexualidad, ley de igualdad LGTBI, pacto de Estado por el VIH y medidas preventivas frente al acoso escolar por razón de acoso escolar.

Reivindicaciones que provocaron uno de los cánticos más coreados de la marcha: "Yo soy bisexual, bisexual", ya que este año esta dedicado a la visibilidad de este colectivo que sienten atracción sexual y emocional hacia personas de más de un género.

A la marcha 2016, "una de las más multitudinarias de las celebradas hasta la fecha en la capital", según fuentes de la organización, acudieron, representantes del PSOE, PP (conservador), Podemos (izquierda) y Ciudadanos (centro).

Todos coincidieron en la necesidad de apoyar las reivindicaciones de este colectivo y trabajar por la tolerancia y la igualdad de oportunidades para todos.

Un Orgullo que es la antesala de la World Pride, que convertirá a Madrid el año próximo en la capital de orgullo mundial, un puesto que antes ocuparon ciudades como Roma, Jerusalén, Londres o Toronto.

 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus