•   La Paz, Bolivia  |
  •  |
  •  |
  • EFE

La Organización de las Naciones Unidas (ONU) certificó hoy una mínima reducción neta de cultivos de hoja de coca en Bolivia durante 2015 y recomendó hacer una investigación para calcular el potencial de producción de cocaína en el país.

El representante en Bolivia de la Oficina de Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), Antonino di Leo, presentó el informe anual sobre los cultivos de coca en Bolivia que evidencia una reducción de apenas 1 % en 2015 respecto al año precedente.

Los cultivos de coca disminuyeron de forma neta en solo 200 hectáreas, al pasar de 20.400 a 20.200 hectáreas, pese a que las fuerzas de erradicación destruyeron 11.000 hectáreas durante el año. Di Leo sostuvo que esas cifras reflejan "la necesidad de seguir intensificando los esfuerzos de erradicación, pero también de fortalecer los mecanismos de control social y solicitar más participación de las organizaciones productoras y las autoridades".

El escaso resultado neto frente al gran esfuerzo hecho por los agentes de erradicación muestra que los agricultores de las zonas de Los Yungas (oeste) y del Trópico de Cochabamba (centro) volvieron a sembrar casi tantos cocales como los destruidos en el año.

La erradicación de cocales la realiza una fuerza conjunta de policías y soldados que arranca las plantas a mano y con machetes porque supuestamente es la única forma de garantizar la destrucción. Las plantaciones de coca en Bolivia tienen usos reconocidos legalmente, sobre todo la masticación de la planta que realizan los indígenas, pero también son desviadas a la producción de cocaína.

La ONU también calculó que el potencial de producción de coca en Bolivia se situó en 32.500 toneladas métricas y estableció que de ese total un 65 % (unas 21.201 toneladas) se comerció en los dos mercados legales existentes en el país para el producto.

El resto de la producción, un 35 % equivalente a 11.299 toneladas métricas, no pasó por esos mercados legales, según el informe. La presunción general es que las hojas de coca que no se venden en dichos mercados son las que alimentan al narcotráfico, ya que la planta tiene alcaloides que se transforman en cocaína. Al respecto, el representante de la Unión Europea (UE), Timothy Torlot, expresó hoy que es "obvio" a dónde va la coca que no pasa por los mercados legales, en alusión al narcotráfico.

"Hay que trabajar más para ver qué es lo que pasa con la coca que se vende afuera de los mercados legales", sostuvo Torlot, si bien agregó que el hecho de que la coca llegue a los mercados lícitos no es una garantía de que se use solo con propósitos legales.

Torlot también ofreció financiar un estudio sugerido hoy por el representante de la UNODC sobre cuánta coca hace falta para que se transforme en cocaína, una investigación con el propósito de calcular el potencial de producción de la droga en Bolivia.

La hoja de coca está protegida en Bolivia por la Constitución promulgada por el presidente Evo Morales en 2009, que la considera "hoja sagrada" por la importancia cultural, ritual y medicinal que tiene para campesinos, indígenas, mineros y otros sectores sociales. Morales, que sigue siendo el máximo líder de los productores de coca de la zona del Chapare, sostiene que la coca en su estado natural no es droga.

El Gobierno y los campesinos han planteado abiertamente que debe reformarse la legislación antidroga para que el nivel de los cultivos de coca aceptado por ley suba de 12.000 a 20.000 hectáreas.

Sin embargo, según un estudio de la UE difundido hace dos años en Bolivia el uso legal y tradicional de la planta solo requiere una producción de alrededor de 14.700 hectáreas. En el mismo evento, el ministro de Gobierno, Carlos Romero, destacó que haya una tasa de reducción neta de cocales y elogió los resultados de la lucha antidrogas en coordinación con organismos de Argentina, Brasil, Chile, Paraguay y Perú, vecinos de Bolivia.

En el primer semestre la policía boliviana decomisó 15 toneladas de cocaína y 86 toneladas de marihuana.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus