•   Berlín, Alemania  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Bundestag (cámara baja alemana) aprobó hoy el endurecimiento de las penas para los delitos sexuales, un proyecto bautizado con el nombre de "no es no" y que castigará con prisión a quien acose sexualmente a una persona contra su voluntad manifiesta, aunque no medie violencia o amenaza.

La ley fue diseñada por el Gobierno en buena medida como respuesta a los centenares de denuncias por agresión sexual registradas en la pasada Nochevieja en Colonia, donde grupos de hombres, en su mayoría inmigrantes, atacaron o acosaron a mujeres en los alrededores de la estación central de la ciudad.

El proyecto, consensuado en la gran coalición de conservadores y socialdemócratas en el Gobierno, incluye por ello el delito de agresión sexual en grupo, con lo que todos los miembros del grupo, hayan participado o no de forma directa en el ataque, podrán ser procesados.

El principio "no es no" en la nueva ley, respaldado por unanimidad en el pleno de la Cámara, penaliza cualquier contacto sexual contra la "voluntad manifiesta" de una persona, expresada verbalmente o de otro modo, como las lágrimas.

Se establecen penas de hasta cinco años de prisión, también aplicables cuando el agresor haya utilizado algún medio -como una droga- que haya impedido a la víctima mostrar su voluntad.

El proyecto tipifica asimismo como delito, con una pena de hasta dos años de prisión, los denominados "tocamientos", cuando una persona "toca el cuerpo con intencionalidad sexual y la acosa de ese modo".

La oposición, formada por Los Verdes y La Izquierda, elogió el endurecimiento de los castigos, aunque cuestionó las penas para los delitos cometidos en grupo y también la reforma de la legislación de extranjería incluida en el proyecto.

El objetivo es facilitar la expulsión del país de los inmigrantes que sean condenados por una agresión sexual a penas de privación de libertad.

La aprobación del proyecto de ley por el pleno del Bundestag en Berlín coincidió con la primera condena por agresión sexual tras los sucesos de Nochevieja en Colonia.

La Audiencia de la ciudad sentenció a un año de libertad vigilada a un iraquí de 21 años y a la misma pena a un argelino de 26, en su caso por complicidad e intento de agresión sexual.

Una mujer de 27 años explicó ante el tribunal cómo llegó a Colonia para pasar la última noche del año junto a su novio y una amiga de 20 años y cómo los dos jóvenes pidieron a las chicas sacarse una foto.

Poco después se vieron rodeadas por un grupo de hombres, que las separaron y las acosaron; alguien le tocó el culo y la entrepierna, mientras que su amiga denunció que el más joven de los acusados la besó en la boca y le lamió la cara.

Tras Nochevieja se registraron en Colonia más de mil denuncias, la mitad de ellas por agresión y acoso sexual y la mayoría por robos.

Aunque las fuerzas de seguridad tiene una amplia lista de posibles sospechosos, la mayoría norteafricanos, la dificultad de identificar a los agresores ha paralizado la mayoría de los procesos.

El primer juicio por agresión sexual se celebró el pasado mayo, pero la víctima no logró reconocer al acusado y la fiscalía optó por retirar los cargos de abuso sexual limitando la acusación a tráfico con material robado e intento de robo.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus