elnuevodiario.com.ni
  •   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El Congreso de EE.UU. examinó y pidió este jueves más información sobre la desaparición de Abu Wael Dhiab, un expreso sirio de Guantánamo que fue transferido a finales de 2014 a Uruguay y al que Estados Unidos y Brasil siguen la pista.

En una audiencia del Comité de Relaciones Exteriores, los congresistas republicanos buscaron respuestas sobre cómo uno de los seis detenidos de bajo perfil transferidos a Uruguay ha desaparecido tras supuestamente ingresar en Brasil.

Los enviados especiales para el cierre del centro de detención de la Base Naval de Guantánamo (Cuba) del Departamento de Estado y de Defensa, Lee Wolosky y Paul Lewis, explicaron que recibieron las garantía suficientes por parte del Gobierno de Uruguay sobre las transferencias, aunque Montevideo les comunicó que no iba a restringir los movimientos de los transferidos.

Dhiab (también conocido como Yihad Diyab) está en paradero desconocido, pese a que hasta finales de este año debía residir en Uruguay, como especificaban los plazos de sus proceso de readaptación y transferencia a un tercer país, uno de los mecanismos que el Gobierno de Barack Obama ha puesto en marcha para cerrar el penal.

Wolosky reconoció en la audiencia que desde su llegada a Uruguay, Dhiab, de 44 años, "dio problemas. No facilitó su proceso de reintegración y no quería participar en los programas (organizados por Uruguay)".

Según informaciones de la prensa estadounidense citadas por los congresistas, Dhiab lleva semanas en paradero desconocido y las autoridades estadounidenses y brasileñas lo buscan, al tiempo que se han emitido una alerta a aerolíneas que operan en Latinoamérica para que lo identifiquen ante la posibilidad de que use pasaporte falso.

El presidente del comité de la Cámara de Representantes, el republicano Ed Royce, aseguró que la última vez que se vio al sirio fue en Venezuela, donde, según consideró, podría estar planeando viajar a Siria o Yemen.

"Uruguay nos dice que ellos no van a prohibirle viajar y ustedes (los enviados de Estado y Defensa) me dicen que había garantías suficientes, cuando está claro que no era así", aseveró Royce.

Wolosky dijo que no podía discutir en una audiencia pública las medidas de control que estaba poniendo en marcha el Gobierno uruguayo, pero recordó que en las transferencias se puede "mitigar pero no eliminar el riesgo" de huida y vuelta al radicalismo.

"Hubiésemos preferido que se hubiese quedado en Uruguay hasta que se completaran los dos años", explicó Wolosky, quien aseguró que muchas de las quejas de los congresista no eran "precisas".

El congresista republicano Jeff Duncan aventuró que Dhiab, supuesto falsificador de documentos para grupos radicales y transferido a Guantánamo en 2002, posiblemente fue a la Triple Frontera (Argentina, Brasil y Paraguay), donde se pueden conseguir documentos falsos para viajar.

Dhiab, que sufre problemas de salud y movilidad por sus huelgas de hambre en Guantánamo, fue una de las voces más críticas entre los seis transferidos a Uruguay por la supuesta falta de oportunidades para reintegración tras su llegada a Montevideo.

En la actualidad quedan en la prisión de Guantánamo, que Obama ha prometido cerrar antes de dejar la Casa Blanca en enero, 79 detenidos, de los cuales 29 tienen el visto bueno para ser transferidos a un tercer país.

No obstante, el Congreso mantiene su bloqueo para que el resto pueda ser reubicado en prisiones en territorio estadounidense.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus