•   Washington, Estados Unidos  |
  •  |
  •  |
  • EFE

 La familia de Alton Sterling, un hombre negro al que dos policías blancos dispararon el martes a quemarropa en Luisiana, llamó hoy a la calma tras la matanza en Dallas (EE.UU.), que dejó cinco policías muertos y nueve heridos, siete agentes y dos civiles.

"Mantenemos que los agentes que violan la confianza pública y su formación no se deben tomar como representativos del sistema judicial del país", dijo en un comunicado la familia de Sterling, quien murió luego de que los policías que le dispararon a quemarropa lo tenían sometido en el suelo en Baton Rouge.

"Responder a la violencia con más violencia no es una solución", dijeron los familiares sobre el caso, ya que la muerte de Sterling era el principal motivo de la manifestación que comenzó de forma pacífica anoche en Dallas y desembocó en el tiroteo.

La familia admitió que "las fuerzas policiales tienen un trabajo muy difícil y la amplia mayoría se comporta de forma honorable, protegen y sirven a nuestras comunidades".

"Independientemente de cuán enfadados y afectados estemos, la recurrencia a este tipo de violencia enfermiza nunca debe suceder y simplemente no se puede tolerar", se agrega en el comunicado.

La matanza de Dallas se produjo tras más de un año en el que se han producido repetidos episodios de tensión racial, especialmente tras la muerte del joven negro Michael Brown, en Ferguson (Misuri), en agosto de 2014, a manos de un agente blanco que luego fue exonerado de todos los cargos.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus