•   Dallas, EE.UU.  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

Estados Unidos era un país conmocionado este viernes ante el tiroteo que provocó la muerte de cinco agentes de policía en Dallas, al fin de una semana de furia a raíz de la violencia policial contra ciudadanos negros.

El único sospechoso abatido por la policía luego de la matanza del jueves en Dallas fue Micah Johnson, un negro de 25 años que carecía de antecedentes policiales y reservista del Ejército, que estuvo movilizado en Afganistán entre noviembre de 2013 y julio de 2014.

Johnson fue muerto al fin de un gigantesco cerco policial,que incluyó el uso de un robot con explosivos.

La Casa Blanca indicó que los investigadores "descartaron públicamente" que el responsable haya tenido "algún tipo de conexión con una organización terrorista".

FURIOSO

En las infructuosas negociaciones para una eventual rendición, Johnson habría dicho a los agentes que no pertenecía a ninguna organización regular y que solo quería matar "policías blancos".

"Nos dijo que estaba furioso con recientes tiroteos protagonizados por policías. Dijo que estaba furioso con personas blancas. Dijo que quería matar personas blancas, especialmente policías", manifestó el jefe de policía de Dallas, David Brown.

El caótico tiroteo provocó también heridas a otras nueve personas: siete agentes policiales y dos civiles.

El estallido de violencia ocurrió en medio de una manifestación pacífica en el centro de Dallas, en protesta por la muerte durante la semana de dos ciudadanos negros a manos de la policía en los estados de Luisiana y Minnesota.

La policía de Dallas informó que se realizó un allanamiento a la vivienda de Johnson en la cual "los detectives encontraron materiales para fabricar bombas, chalecos antibalas, fusiles, municiones y un diario personal de tácticas de combate".

Crónica de una semana sangrienta en Dallas

AFP
WASHINGTON •
Un intenso tiroteo ocurrido en Dallas durante una manifestación antirracista culminó con cinco policías muertos y otras nueve personas heridas, incluyendo a siete agentes.
Esta es una cronología de los violentos eventos de esta semana en Estados Unidos:

- Martes: la mecha se enciende en Luisiana -

El martes, dos policías reducen en el suelo y disparan a quemarropa a Alton Sterling, de 37 años, mientras vendía discos compactos frente a una tienda en Baton Rouge. Un charco de sangre se forma en su pecho.

Los videos de esta muerte provocaron protestas y desataron el caos en todo el país, ya tenso por el próximo juicio de un policía en Baltimore por la muerte en abril de 2015 de Freddie Gray, un negro cuya espina dorsal resultó fracturada dentro en una furgoneta policial.

Una investigación federal de derechos civiles fue rápidamente abierta por la muerte de Sterling.

- Miércoles: agonía transmitida en vivo en Minnesota -

El miércoles, un policía dispara a Philandro Castile, de 32 años, en Falcon Heights, suburbio de Minneapolis (Minnesota), luego de que su automóvil fue detenido por tener un faro trasero roto.
Castile había informado al policía que portaba un arma y que tenía permiso para hacerlo, pero el policía le disparó mientras buscaba su licencia de conducir y el registro del auto.

La novia de Castile, Diamond Reynolds, que lo acompañaba en el auto, transmitió en vivo los momentos posteriores a los disparos, que muestran al policía apuntando su arma hacia ella a través de la ventana, mientras su hija de 4 años está sentada en el asiento trasero.

El video, visto millones de veces en las redes sociales, muestra el abundante sangrado de Castile, gimiendo y respirando con dificultad. La novia afirma que el agente, con rasgos asiáticos, hizo pedidos contradictorios a Castile (que no tenía antecedentes delictivos) ya que le ordenó que levantara las manos y que mostrara su identificación a la vez.

La madre de Castile, Valerie, afirmó: "nuestros niños negros están en la lista de especies amenazadas".

- Jueves: protestas estallan en todo el país -

Las dos muertes provocaron que miles de personas salieran a las calles en Atlanta, Chicago,Dallas, Los Ángeles, Saint Paul y Washington la tarde el jueves, mientras más de 1,000 personas protestaron en Time Square, en Nueva York.

Barack Obama, primer presidente negro de Estados Unidos, dijo que está claro que las muertes no son "casos aislados".

"Que digamos que las vidas negras importan no quiere decir que las azules no importan", declaró Obama, en alusión al color del uniforme policial.

Al menos 123 negros han muerto por disparos de la policía estadounidense este año, mientras que el año pasado fueron 258, según cifras del periódico Washington Post.

- Jueves: francotiradores abren fuego en Dallas -

El jueves en la noche, cinco policías murieron y otros siete resultaron heridos por disparos de francotiradores en Dallas, con dos civiles también heridos. El jefe de la policía, David Brown, afirmó que los tiradores dispararon "desde posiciones elevadas".

La policía acorraló a un sospechoso, que murió tras un tiroteo en un garaje en el centro de la ciudad, mientras que la policía restringió el espacio aéreo en la ciudad y los transportes públicos están suspendidos.

Desde Varsovia, donde asistía a una cumbre de la OTAN, Obama denunció "un ataque salvaje, calculado y despreciable contra las fuerzas del orden".

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus