•   Berlín, Alemania  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

La capital alemana vivió en la noche de ayer y la madrugada del domingo violentos disturbios durante una manifestación en defensa de un edificio ocupado por grupos antisistema, que concluyó con 123 agentes de policía heridos de diversa consideración y 86 detenidos, la mayoría solo de forma temporal.

"Con este balance se concluye que se trató de la manifestación más agresiva y violenta de los últimos cinco años en Berlín", resumió la policía en un comunicado emitido ayer tras los graves incidentes, con varios coches en llamas en distintos puntos de la ciudad.

Tres personas han pasado a disposición judicial por alteración grave del orden público.

Ante la previsión de disturbios, la policía de la capital alemana había diseñado un amplio dispositivo de seguridad en torno a la manifestación, con 1,800 agentes y ayuda de estados federados vecinos.

A la marcha en apoyo a los ocupas, que comenzó en torno a las 21:00 horas del sábado con apenas 500 participantes, se sumaron finalmente alrededor de 3,500 personas, según las cifras de las fuerzas de seguridad.

Con este balance se concluye que se trató de la manifestación más agresiva y violenta de los últimos cinco años en Berlín".  Informe de la Policía

Los manifestantes, la mayoría vestidos de negro y muchos con el rostro cubierto, lanzaron piedras, botellas y petardos a los agentes entre gritos de "Defender Rigaer 94", la dirección de la casa ocupada, o "Solidaridad contra el terrorismo de Estado".

Un total de 123 agentes resultaron heridos, 40 de ellos procedentes de los cuerpos policiales de apoyo que se habían desplazado a Berlín para reforzar el dispositivo.

Las autoridades investigan más de un centenar de posibles delitos por alteración del orden público, resistencia a la autoridad y lesiones graves.

El eje de las disturbios fue el barrio de Friedrichshain, donde se encuentra la calle Rigaer y el edificio que ha desatado las revueltas en la capital.

Tras un primer intento de desalojo a finales de junio, se han sucedido los incidentes nocturnos en distintas partes de la ciudad, donde prácticamente cada noche la policía hace balance de vehículos incendiados y de mobiliario urbano destrozado.

Julio negro 

A través de internet los ocupas llamaron a los simpatizantes de su causa a un "julio negro" y en las redes comenzó a circular un vídeo en favor de la manifestación del sábado con duras escenas de enfrentamientos con la policía y coches en llamas.

El conflicto en torno a Rigaer 94, con vigilancia policial desde hace semanas, ha generado también problemas en la coalición de gobierno de Berlín, ya que el alcalde de la ciudad-estado, el socialdemócrata, Michael Müller, ha abogado por el diálogo con los ocupas, mientras que el responsable de Interior, el conservador Frank Henkel, ha rechazado de plano esa posibilidad.

El movimiento ocupa, liderados por grupos ecologistas, feministas o punks, fue muy activo en Berlín oeste en los años ochenta y, con la caída del muro, se extendió a los barrios de Berlín oriental.

Según estimaciones del diario "Berliner Zeitung", hasta 120 edificios abandonados y vacíos, muchos prácticamente en ruina, fueron ocupados en Berlín este, hasta que en los noventa las autoridades comenzaron a buscar diversas soluciones administrativas con los habitantes de esas viviendas.

Muchos firmaron contratos de alquiler y legalizaron su situación, algunos edificios fueron comprados por cooperativas o fundaciones y otros fueron desalojados. Según el relato del diario "Berliner Zeitung", el número 94 de la calle Rigaer fue ocupado en 1999. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus