•   Buenos Aires, Argentina  |
  •  |
  •  |
  • EFE

El presidente argentino, Mauricio Macri, afirmó hoy que Argentina va a tardar "cinco o seis años" en no tener que importar gas del exterior y pidió a los ciudadanos que sean "más austeros" en el consumo de energía al tratarse de un recurso "escaso" en el país.

"Va a llevar unos años que no tengamos que depender de las importaciones caras, de la falta de energía", aseguró el mandatario durante la inauguración de las obras para ampliar la terminal de puerto Galván de la ciudad de Bahía Blanca, 570 kilómetros al sur de Buenos Aires, realizadas por el conglomerado multinacional francés Louis Dreyfus.

Macri denunció las "macanas" (chapuzas) realizadas durante la última década por los gobiernos kirchneristas en materia energética y apuntó que existe una "enorme posibilidad" de desarrollar las renovables en ciudades como Bahía Blanca, que va a "llenar de molinos" para aprovechar el intenso viento de la zona.

Asimismo, insistió en la necesidad de que los argentinos controlen la energía que se consume a diario porque el país depende de ella para "crecer" y aquella que se utiliza "para vivir" es "una fábrica menos que se puede abrir", además de que así, a su juicio, se cuida "mejor" el medio ambiente.

El jefe del Ejecutivo argentino llamó la atención sobre el hecho de que su Gobierno agregó "valor" a las materias primas y, en la actualidad, "cada vez se reduce más" la exportación de cereal y aumenta la de proteínas y productos de marca.

"Estamos recorriendo el camino del progreso", declaró antes de reiterar que aunque ha tenido que tomar "decisiones difíciles" que le han "dolido", van a generar un "mejor futuro" para todos.

La polémica rodea al sector energético desde abril, cuando el Gobierno argentino anunció la subida de la tarifa del gas, una medida que fue congelada por la Cámara Federal de la ciudad bonaerense de La Plata el pasado jueves porque no se produjo una audiencia pública previa.

La medida judicial forzó al Gobierno a anunciar el lunes y oficializar hoy un tope para que las subidas anunciadas no superen el 400 % frente al monto de las facturas que cada consumidor residencial abonó en igual bimestre del año anterior.

Mientras la decisión judicial se dirime en la Corte Suprema, que el martes pidió informes al Gobierno para que explique "cómo ha sido la evolución de las tarifas de gas y el impacto que la evolución provocó en la prestación del servicio", asociaciones de consumidores insisten en que es posible negarse a pagar la tarifa.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus