•   Asunción, Paraguay  |
  •  |
  •  |
  • EFE

América afronta el reto de acabar con la pobreza de sus comunidades afrodescendientes e indígenas, que suman el 40 % de la población del continente, dijo hoy el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, durante la reunión sobre inclusión en Asunción.

En cuanto a los afrodescendientes, Almagro señaló que son 150 millones de personas que representan aproximadamente el 30 % de la población del continente, de los cuales el 90 % viven en situación de pobreza y pobreza extrema.

"En muchos casos no gozan del acceso universal a los servicios de salud, educación, vivienda y agua potable", dijo Almagro en la inauguración del evento.

Asimismo explicó, y atendiendo a datos de Unicef, que los pueblos indígenas, aproximadamente 50 millones de personas que representan un 10 % del total de la población continental, "se enfrentan a una situación similar de exclusión y discriminación".

"A pesar de los beneficios que se han alcanzado durante la última década, no se han distribuido equitativamente ni han protegido los derechos de los pueblos indígenas", indicó el secretario general de la OEA.

En ese sentido, observó que aún existen brechas de acceso al trabajo "decente" y crecimiento económico, a la educación de calidad, al servicio de salud y a la Justicia, lo cual "separa a los hogares indígenas de los no indígenas".

Apuntó además que los Gobiernos nacionales y las organizaciones internacionales tienen el "deber de mejorar las condiciones de vida de estas poblaciones vulnerables avanzando hacia su plena inclusión en derechos civiles y políticos".

Almagro hizo estas declaraciones durante la apertura de la III Reunión de ministros y altas autoridades de Desarrollo (Remdes) que se celebra en Asunción durante este miércoles y jueves, donde 21 países de la región tratarán temas de pobreza y desigualdad en el continente, en un evento impulsado por la OEA.

En relación al evento dijo que los costos de la desigualdad son un "tema de preocupación" que se debe abordar para enfatizar la inversión social y el gasto público en las políticas sociales.

"La persistencia de los altos niveles de desigualdad representa uno de los mayores desafíos al desarrollo, a la gobernabilidad democrática y a la seguridad de los países de la región", dijo Almagro.

Almagro destacó que "es prioritario" a la hora de establecer las políticas fiscales y monetarias evitar que los ciudadanos que ahora están en estado vulnerable caigan en la pobreza a consecuencia del ajuste económico.

"Un gasto que no llega ni al 1 % del PIB en las inversiones de políticas de protección social tiene un impacto significativo y contribuye definitivamente a la creación de sociedad", afirmó Almagro.

En este contexto, añadió que la OEA es un espacio "ideal" para intercambiar soluciones de políticas públicas y en materia de desarrollo.

Durante el acto de inauguración, celebrado en Asunción, también participaron el canciller paraguayo, Eladio Loizaga, el vicepresidente de Paraguay, Juan Afara, y el titular de la Secretaría de Acción Social, Héctor Cárdenas.

Al término de las dos jornadas está previsto que se firmen los "Compromisos para el desarrollo social", un documento que aglutinará las principales conclusiones que se extraigan de los foros y debates.

La reunión Remdes es la tercera edición de este encuentro americano, que se realizó previamente en Chile en 2008 y en Colombia en 2010.

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus