•  |
  •  |
  • EFE

El fiscal argentino Federico Delgado reiteró hoy la necesidad de que una de las monjas del convento en el que fue detenido en junio el ex secretario de Obras Públicas José López declare ante el juez como sospechosa de encubrirlo cuando intentaba presuntamente ocultar millones de dólares en ese lugar.

"Dinero que evidentemente era producto de un delito", dijo a Radio Vorterix Delgado, quien ya anunció ayer su petición al juez Daniel Rafecas para que llame a declaración indagatoria a, entre otros, la religiosa Celia Inés Aparicio, que es quien presuntamente ayudó a López a ingresar en el convento los bolsos con el dinero.

La difusión el pasado martes de unas imágenes que muestran cómo supuestamente la monja ayuda a quien fuera titular de Obras Públicas durante los Gobiernos kirchneristas (2003-2015) a introducir millones de dólares en un monasterio avivó la polémica al cumplirse un mes de los hechos, ocurridos en la madrugada del 14 de junio.

"Nos pareció que hay que interrogarla como sospechosa del delito de encubrimiento. No solo por el video. Hubo llamadas telefónicas durante la tarde y la madrugada. Incluso López estuvo antes de ser detenido casi una hora girando por los alrededores del convento", remarcó el fiscal.

En las imágenes se ve a López aproximarse a una de las puertas de reja interiores con un arma larga, calibre 22, y varios bolsos.

Luego toca con insistencia un timbre, hasta que se asoma una de las religiosas, supuestamente Aparicio, que abre una puerta de rejas y toma los bolsos, en los que aquella noche la Policía, después de detener a López, descubrió 8,9 millones de dólares.

En opinión de Delgado, las imágenes muestran una "discordancia" con lo que "las hermanas" que viven en el lugar habían declarado.

"Nos pareció que podría haber algún tipo de colaboración de parte de las monjas para que López pueda ocultar dinero que evidentemente era producto de un delito. Eso las coloca en lo que el código penal llama encubrimiento y por eso pedimos que se las interrogue como sospechosas", algo que tendrá que aprobar el juez.

Por otro lado, también está en la mano de Rafecas autorizar un examen para saber si otra de las religiosas, la madre Alba de España, de avanzada edad, "está en condiciones de declarar", debido a sus supuestos problemas de salud.

En declaraciones a medios locales, el mes pasado, la hermana Celia Inés, ataviada con la indumentaria de monja, alegó que pensó que lo que López llevaba eran bolsos con comestibles, por lo que le dijo "que los dejara en la cocina".

En medio de esta situación, se debate además cuál es el perfil exacto de las religiosas implicadas, si desde el punto de vista estricto son o no monjas.

Tras los hechos del convento, el Arzobispado de Mercedes-Lujan, al que pertenece General Rodríguez, remarcó en un comunicado, respecto del monasterio donde ocurrieron los hechos, "que las llamadas 'religiosas' constituyen una asociación privada de fieles, cuyo gobierno es autónomo".

Rafecas ya investiga desde hace ocho años a López, que permanece en prisión desde los hechos del convento, por presunto enriquecimiento ilícito.

El fiscal Delgado también solicitó ayer que sea llamada a declarar la esposa de López, María Amalia Díaz, y dos empresarios ligados a la obra pública en el kirchnerismo, Andrés Galera y Eduardo Gutiérrez.

Delgado apuntó hoy contra estos últimos como posibles "testaferros" de López.

Por otro lado, hoy declaran ante la Justicia como testigos los policías que detuvieron a López aquella noche.

"Privilegiamos que la causa avance hacia una etapa procesal más importante sobre todo hacia el juicio oral y para saber cuáles fueron las mangueras que alimentaron el patrimonio de José López", confesó Delgado.

Ese será, añadió, "el momento indicado para el que los fiscales, querellas, defensores y jueces confronten las imágenes de los videos con la (declaración) de los policías".

"Evidentemente todo hace pensar que la causa va a empezar... no sé si a empantanarse pero que sí va a sufrir... Es como que si fuese un tren, va a parar más de lo debido en una estación que es la estación de las circunstancias de la detención de José López", matizó el miembro del Ministerio Público.

No obstante, añadió que el juicio oral por enriquecimiento ilícito podría comenzar en un par de meses.

"Pero eso dice la ley, después la ley la ponen en movimiento hombres y las leyes a veces se tuercen o se anulan. Si nos atenemos al código procesal penal estamos en condiciones de ir a un juicio oral muy rápidamente", matizó. 

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus