EFE
  •   Moscú, Rusia  |
  •  |
  •  |
  • Edición Impresa

El secretario de Estado norteamericano, John Kerry, llegó el jueves a la reunión con el presidente ruso, Vladímir Putin, con una propuesta sin precedentes en el conflicto sirio: bombardeos conjuntos contra el Estado Islámico y otros grupos yihadistas.

Hasta ahora, EE.UU. había rechazado todos los llamamientos del Kremlin para coordinar sus operaciones sobre el terreno escudándose en que el único objetivo de la intervención aérea rusa era mantener a toda costa en el poder al líder sirio, Bachar al Asad.

Según el diario "Washington Post", el pacto militar consistiría en sincronizar operaciones conjuntas para lo que habría que intercambiar información de inteligencia con el fin de identificar y localizar los objetivos terroristas.

Oficiales militares de Rusia y EE.UU. también compartirían un centro de control, que estaría situado cerca de Ammán, capital jordana.

A grandes males, grandes remedios: el objetivo sería destruir los bastiones del Estado Islámico y el Frente al Nusra, que se ha hecho fuerte en las últimas semanas en la segunda ciudad siria, Alepo, que  está siendo asediada por el Ejército sirio.

En su cuarta visita a Rusia en poco más de un año, Kerry expresó al comienzo de la reunión con Putin en el Kremlin su confianza en que se logren "auténticos avances" y que estos "se puedan medir e implementar realmente" en Siria.

A lo más que habían llegado hasta ahora ambos países era a coordinar sus misiones aéreas para evitar encontronazos como el que provocó a finales de 2015 la congelación de las relaciones entre Rusia y Turquía.

Y es que ambas partes ni siquiera se han puesto de acuerdo sobre qué grupos guerrilleros sirios son considerados terroristas y por lo tanto objetivos legítimos para su aviación.

Por su parte, Putin recordó que su reciente conversación telefónica con el presidente de EE.UU., Barack Obama, le convenció de que ambos países aspiran a lograr "resultados positivos".

Últimos Comentarios
blog comments powered by Disqus